Mauricio Morales y el día después de la CEP: “Si Lagos no desafía, está muerto”

Mauricio Morales, El Mostrador

Según el cientista político, al ex Presidente “definitivamente” no le funcionó la estrategia de mostrarse arrepentido de su obra y de andar ofreciendo disculpas por todo. “Ahora, él debe salir a desafiar a Guillier a un debate público. Debe sacarlo de la zona de confort y demostrar en la cancha que él es más sólido y que tiene propuestas más innovadoras”, argumenta, agregando que a Lagos le acomoda más el conflicto con el senador que “este estado de parsimonia electoral donde pierde tiempo y espacio”.

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral de la Universidad Diego Portales, asegura que los resultados de la encuesta CEP, lejos de dar a Piñera como ganador, confirman que “el escenario sigue abierto” y que, todavía, “nos queda harto por aprender sobre los efectos del voto voluntario en los resultados electorales”.

Además, levanta la tesis de que Lagos debiese llevar a Guillier al ring, intentando encontrar la distancia “para anotar puntos, pero para eso necesita de un mayor vigor no sólo en las propuestas programáticas, sino que también en la lectura del rival. Si Lagos no desafía, está muerto”.

-Considerado los resultados de la última encuesta CEP, ¿se confirma el hecho que la candidatura de Lagos no es la opción más competitiva en la Nueva Mayoría?

-Más que dar por descartada la opción de Lagos, lo relevante es que la encuesta es un fuerte llamado de atención para su equipo asesor. Definitivamente, no resultó la estrategia de mostrar a un ex presidente arrepentido de su obra y que ofrecía sistemáticamente disculpas por todo. Ahora, Lagos debe salir a desafiar a Guillier a un debate público. Debe sacarlo de la zona de confort y demostrar en la cancha que él es más sólido y que tiene propuestas más innovadoras. Su equipo debiese estimular la reaparición del Lagos genuino, llevándolo al ring para enfrentar a Guillier. A Lagos le acomoda más el conflicto con Guillier que este estado de parsimonia electoral donde pierde tiempo y espacio. Como se dice en el boxeo, Lagos debe ir encontrando la distancia para anotar puntos, pero para eso necesita de un mayor vigor no sólo en las propuestas programáticas, sino que también en la lectura del rival. Si Lagos no desafía, está muerto.

-¿Se alinearán los partidos de la NM en torno a Alejandro Guillier?

-La intención de voto por Guillier está lejos de ser arrolladora. Por tanto, es muy difícil que los partidos de la NM claudiquen tempranamente a su favor. Antes de apoyarlo cerradamente, le pondrán piedras en el camino. La primera etapa fue la descalificación y el apelativo de populista. La segunda etapa será encontrarle “yayitas” que puedan impactar públicamente. Tercero, está la puesta a tono de las máquinas electorales de los partidos tradicionales para enfrentarlo en una eventual primaria. El problema para estos partidos tradicionales de la NM es que deben enfrentarlo unidos. No puede competir un DC, un PS-PPD y Guillier. En ese escenario, Guillier ganaría de manera cómoda. Por tanto, los partidos de la NM están obligados a coordinarse para tener un único candidato y así frenar a Guillier.

-¿Son proyectables estos resultados en una eventual primaria de la centro izquierda? ¿Tendría, en ese caso, más posibilidades Ricardo Lagos, considerando que dichas primarias tienen el “voto duro” de los militantes?

-A eso es a lo que apuesta Lagos. Luego de sacar de ruta a Insulza, buscará el respaldo del PDC. La dificultad estará en que ese respaldo no será gratuito. Goic ya aparece en un sexto lugar en el ranking de evaluación de los políticos y seguramente será la abanderada del partido. Ahí se va a jugar en gran parte la nominación de la centro-izquierda. Si en marzo- con Goic proclamada como candidata del PDC- Lagos no prende, habrá espacio para que baje su candidatura con el fin de provocar la unión contra Guillier. Si Lagos sigue en carrera como abanderado del PPD, la base de militantes no ayuda mucho, pues precisamente el PPD es el partido que mayores dificultades ha tenido para lograr el refichaje como partido nacional.

-La encuesta CEP tiene cierto prestigio considerando que, cada año antes de la presidencial, el candidato que figura en el primer puesto ha resultado Presidente. ¿Tiene esta elección un componente de mayor incertidumbre, considerando el voto voluntario y la alta abstención? ¿Sigue abierta la competencia, considerando el alza constante de Guillier en los números?

-En la encuesta de fines de 2012 el porcentaje de personas que no tenía intención de voto por algún candidato era del 22%. Hoy es del 50%. Ambos escenarios con voto voluntario, pero en 2013 con una candidata que ofició como amplia favorita. Los datos de esta CEP muestran que el escenario sigue abierto. Aún falta el proceso de primarias que, claramente, va a “licuar” el número de candidatos. Además, está pendiente la participación de candidatos de coaliciones o partidos emergentes, por lo que el puzzle está aún incompleto.

-Tomando en cuenta el Brexit, Trump y el plebiscito en Colombia, donde las encuestas, transversalmente, mostraron faltas de predicción, ¿tiene menos peso el resultado de la CEP?

-El gran problema de las encuestas está en identificar correctamente lo que se denomina como “votante probable”. No basta con formular una sola pregunta sobre predisposición a votar. Fuera de sobreestimar esa predisposición- la gente declara más participación de la que efectivamente realiza- se falla en el pronóstico. Nos queda harto por  aprender sobre los efectos del voto voluntario en los resultados electorales. El caso de Valparaíso fue elocuente. Ninguna encuesta dio a Sharp como un candidato competitivo. Lo que lo favoreció fue la escasa participación. En un escenario de voto voluntario las minorías organizadas tienen un efecto desproporcionado y pueden acceder a cargos de representación gracias al escaso interés en la política.

-¿Quién es el gran perdedor y el gran ganador de esta encuesta?

-Piñera y Guillier son ganadores parciales. Creo que el gran perdedor es Insulza. A pesar de haber bloqueado a Lagos en el PS, su intención de voto sigue siendo pírrica. Es cierto que lleva menos tiempo haciendo campaña, pero a pesar de haber develado sus intereses de ser candidato, los números no lo acompañan.

-¿A qué hay que ponerle ojo? ¿Qué le llama la atención de este resultado, en el sentido de cómo se redefine el escenario político?

-Hay que ponerle harto ojo a lo que haga el PDC. No me cabe duda que el partido se animará con una candidatura presidencial luego de estos resultados. Es cierto que ningún DC figura en la pregunta de intención de voto, pero sí aparece con dos nombres dentro de los “top ten” de las evaluaciones hacia políticos. Lo que suceda con el PDC este domingo en sus elecciones internas, y las decisiones de su junta nacional de fines de enero, definirán el naipe de la primaria presidencial o, incluso, el escenario de primera vuelta.

Leer entrevista en El Mostrador