“Lo del Frente Amplio es muy interesante, le resultó su estrategia de movilizar gente”

El Mercurio Regionales, Claudio Fuentes

Los resultados en las elecciones para senadores y diputados dejaron al Frente Amplio como el gran ganador, a la Democracia Cristiana como la gran perdedora, y a Chile Vamos en una expectante posición de cara a un eventual Gobierno.

Para Claudio Fuentes, académico de la escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, los resultados se traducen en dos lecturas muy simples: la estrategia de la falange no funcionó y la del conglomerado que apoya a Beatriz Sánchez sí.

-La primera noticia es el desplome de la Democracia Cristiana y en el segundo lugar es la mayor dispersión en la Izquierda, con la muy buena proyección del Frente Amplio, que podría llegar a 20 diputados, consolidándose como una fuerza importante. Pensando en Chile Vamos y la izquierda, lo que va a pasar es que vamos a tener un Congreso más polarizado que en años anteriores, con una derecha bastante cohesionada y con la DC perdiendo poder en el centro.

-Esto se explica, en primer lugar, en que la DC optó por el camino propio de ir en una lista parlamentaria y eso fue una mala estrategia electoral. Debió haber ido con otros partidos para acumular votos. Además que claramente hay un castigo a la DC de parte del electorado. Sacaron muchísimos menos votos que en años anteriores. Ni la estrategia presidencial ni la parlamentaria les sirvió para acumular poder.

-Es muy interesante porque la cantidad de votantes es más o menos la misma, con 6,6 millones. Pero la estrategia del FA les resultó para movilizar gente a votar por ellos. Lo que estamos viendo acá es que manteniendo el porcentaje de participación electoral se movilizaron los jóvenes y muy poco los mayores a 45 años, lo que les resultó muy bien.

-Quedó con una buena fuerza legislativa, pero para obtener mayoría, si es que llega a ganar Piñera -porque ahora hay que ver si va a ganar- va a ser un escenario complejo en términos de negociaciones parlamentarias, porque va a tener una DC debilitada. Va a ser un escenario político mucho más ideologizado y polarizado por lo que el trabajo de negociación va a ser mucho mayor.

-El efecto que está produciéndose es una fragmentación aún mayor, por lo que independientemente de quien sea el Presidente va a tener un trabajo legislativo mucho más intenso.

-La gran interrogante para el balotaje es la capacidad de Alejandro Guillier para convocar al resto de la izquierda, incluyendo al FA. Eso no va a ser fácil porque, en el escenario actual, es Guillier quien necesita al FA y no al revés. En ese sentido, no estoy seguro que el FA le dé su voto a cambio de una coalición. Yo creo que el incentivo actual del FA es ser oposición y esperar al 2021.

Leer nota en El Mercurio