¿Cómo son las nuevas familias chilenas?

La Hora, Carola Julio

Parejas del mismo sexo, padres de mayor edad, integración migrante y relaciones con hijos de enlaces anteriores ganan terreno.

La familia donde un hombre conoce a una mujer, se casan y tienen hijos ha ido cambiando. El concepto, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

Así es como la definición y la composición de la familia ha cambiado en distintos países del mundo, y en Chile. El hecho de que ya no existe LA familia, sino que LAS familias es el hecho más significativo en este tránsito.

DIVERSAS
“Primero hay que reconocer que en Chile y en el mundo hay múltiples formas de conformar la familia y hay que hacer hincapié en que las familias en los últimos años han tenido un cambio muy importante en cuánto al reconocimiento social”, dice Teresa Rey, directora ejecutiva de la Fundación de las Familias, de la Dirección Sociocultural de la Presidencia.

Para Rey, la gran diferencia actual es que ya no se habla de un solo núcleo familiar bien determinado, sino de varias conformaciones. Para ella, si bien la diversidad es la tónica de este cambio, también se relaciona que los vínculos legales han respondido a las demandas de estos cambios.

“Hoy puedes constatar que en todos los estratos de la sociedad, que en todos los sectores y ambientes, el vínculo legal no tiene incidencia en hablar de familia o no. Ese es un cambio que es gigante. Desde que existe el ser humano, el tema de la conformación de familia siempre está cambiando permanentemente”, dice la abogada. Y agrega que “hoy las parejas deciden conformar familia, pero no necesariamente hay un vínculo entremedio”.

Rey rescata además el influjo que ha tenido la migración en la conformación de este nuevo concepto familiar.

“También hay interculturalidad, hay creación de nuevas parejas extranjero-chileno. Hay conformaciones diferentes y son parte de nosotros los chilenos. Las comunidades no solo tenemos que reconocer esas diferencias, sino validarlas como legítimas y eso hace que el Estado debe considerar estas nuevas estructuras en políticas públicas”, concluye.

Florencia Herrera, académica de la Escuela de Sociología de la Universidad Diego Portales (UDP) concuerda con Rey en que ya no se habla de una familia, sino de varias.

“Creo que hay que pensar que siempre hemos vivido en contextos con harta diversidad familiar”, dice. Rescata que entre las nuevas formas de modelar la parentela están las familias homoparentales, las familias reconstituidas -los tuyos, los míos y los nuestros- que según la investigadora responden a la legitimación del divorcio.

“Como sociedad estamos más abiertos a estas diversas formas familiares”, remarca Herrera. Y agrega que también el desarrollo de tecnologías reproductivas ha abierto la posibilidad de ser mamás y papás a personas que antes no podían serlo.

“Lo que ha cambiado es que la familia conyugal ya no tiene el monopolio de la legitimidad. Se han ampliado las maneras legítimas y válidas de hacer familia”, concluye la socióloga.

EL ROL DE LOS PADRES EN LA CRIANZA
Florencia Herrera, académica de la Escuela de Sociología UDP, dice que el rol de los padres en la crianza “a nivel de los discursos ha cambiado radicalmente. Lo que se espera ahora de los padres es distinto y es mucho más de lo que se esperaba antes, sobre todo el proveer y que sea una autoridad en la familia”.

“Ahora se espera que los papás estén involucrados en la crianza de sus hijos, que sean presentes, que sean cercanos, cariñosos. Si tú entrevistas a un hombre ellos responden que no quieren ser como su papá. Ahora las prácticas van en esa dirección, pero lento porque por un lado como sociedad seguimos exigiéndoles a los hombres que ellos tienen que proveer, incluso aunque las mujeres trabajemos. Siempre se habla de la conciliación trabajo familia que tenemos que hacer las mujeres, pero se habla poco de la conciliación que tienen que hacer los hombres porque se espera que ellos lo hagan menos”, agrega.

“Si bien hay más discursos en torno a la corresponsabilidad de la crianza, igual se sigue pensando que es el hombre el que tiene que proveer y la mujer la que tiene que preocuparse de la casa y de los niños. Hay mucho camino por recorrer todavía”, señala.

  NUEVOS MODELOS

  • Homoparentales
    Parejas del mismo sexo que constituyen una familia. Puede ser a través de la adopción o inseminación artificial.
  • Familia reconstituida
    “”Los tuyos, los míos y los nuestros”. Familias que se forman en base a los hijos de matrimonios o relaciones anteriores.
  • Adoptivas
    Papás que deciden adoptar hijos, por razones biológicas o emocionales.
  • Migrantes
    Núcleos compuestos por padres de distintas nacionalidades.
  • Papás sobre 40
    Familias que gracias a la reproducción asistida pueden ser padres después de la barrera biológica.

Ver nota en La Hora