Chile se enfrenta a un nuevo panorama político a medida que los izquierdistas tuercen las esperanzas de Piñera

The Guardian, Claudio Fuentes

Chile , tan acostumbrado a las convulsiones geológicas, se enfrenta a un panorama político enormemente cambiado después de una alianza progresista que se elevó en las elecciones generales del domingo, y dejó al conservador candidato presidencial Sebastián Piñera enfrentando una dura pelea en la segunda vuelta de diciembre.

Se esperaba que Piñera, un multimillonario y ex presidente, ganara y, posiblemente, incluso ganara en la primera ronda. Él todavía tomó el primer lugar, obteniendo el 36% de los votos, pero se enfrentó a un fuerte desafío por parte de dos principales rivales de izquierdas, quienes ganaron entre ellos un 43%.

El ex presentador de noticias de televisión Alejandro Guillier, quien encabeza una alianza de centro-izquierda, quedó en segundo lugar en la carrera presidencial, pero el verdadero terremoto político fue el surgimiento de una nueva fuerza política, el Frente Amplio, cuyas raíces se pueden rastrear a las protestas estudiantiles que sacudieron al país en 2011 .

A menudo comparado con el movimiento de Podemos en España, la FA es una alianza antisistema de partidos liberales de izquierda, ecologistas, humanistas y organizaciones de base.

Entre las demandas del movimiento están la sustitución del modelo económico neoliberal de Chile junto con la constitución de la época de Pinochet; cambios amplios en el sistema de pensiones del país; y reformas importantes en salud, educación, derechos de los trabajadores y salarios.

Dirigido por Beatriz Sánchez, una periodista de 46 años que quedó en tercer lugar con el 20% del voto popular, el Frente Amplio ahora también controlará el 12% de la cámara de diputados de 155 escaños.

Según el politólogo Claudio Fuentes, el principal resultado de las elecciones es un parlamento fragmentado polarizado entre la derecha y la izquierda, y un escenario complejo e impredecible para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en la que FA se encuentra a sí mismo como un renuente hacedor de reyes.

“Después de este triunfo del Frente Amplio, el tema principal es qué proporción de ese voto le corresponderá a Alejandro Guillier”, dijo Fuentes. “Piñera presentará una imagen más moderada para tratar de convencer a los centristas vacilantes”.

Los partidarios de Frente Amplio ahora se enfrentan a una elección: ¿se inclinan detrás de una coalición liderada por Guillier, que incluye a algunos de los partidos en el actual gobierno de coalición dirigido por Michelle Bachelet, o continúan como independientes radicales y se concentran en construir una base popular?

Las elecciones del domingo también estuvieron marcadas por un alto nivel de abstención de votantes, continuando una tendencia que se observó en las elecciones presidenciales de hace cuatro años, cuando poco menos de la mitad del electorado acudió a votar.

“El problema principal en Chile es un descontento creciente. Mucha gente simplemente no tiene ningún interés ni se identifica con los políticos del país “, dijo Claudia Heiss, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Chile.

Tal frustración con la clase política motivó muchas de las reformas introducidas durante el actual gobierno de Bachelet.

Una de esas reformas fue una ley de cuotas de género y las mujeres ciertamente han sido testigos de una fuerte mejoría en su representación en el parlamento del país. Las diputadas en la cámara baja saltaron del 16 al 23%, con una caminata similar en el Senado del país.

Según Marcela Ríos, Oficial Nacional de Gobernabilidad Democrática en el PNUD en Santiago: “Nunca antes habíamos tenido un aumento de más del 2 o 3% en el congreso, así que esto es realmente significativo”.

Leer nota en The Guardian