“Campañas del terror”: ¿Qué tanto impacto genera el desprestigio “exacerbado” a candidatos?

Emol, Fernando García Naddaf

La atleta olímpica y ahora diputada electa de Chile Vamos, Erika Olivera, realizó un análisis sobre lo que según ella sucedería tras una eventual victoria en segunda vuelta del abanderado de la Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier.

“Entreguemos el mensaje de quitarle el miedo a la gente porque hoy día lo que provoca el otro sector, precisamente, es temor. A mí no me gustaría tener un país como Venezuela”, manifestó Olivera.

Estas palabras fueron rápidamente difundidas por redes sociales y, si bien ya había comenzado antes, generaron comentarios, cadenas de WhatApps e incluso la creación de un hashtag, #chilezuela, todo con el objetivo de describir los “efectos” de un triunfo de Guillier.

Aunque ha sido la más notoria, no ha sido lo única. Durante la campaña de primera vuelta, el ex aspirante a La Moneda, Marco Enríquez-Ominami, afirmó que si Piñera vuelve al sillón presidencial va a “deshacer las conquistas sociales, quiere meter presas a las mujeres que deciden interrumpir un embarazo, quiere humillar a las parejas homosexuales, quiere hacer de Chile un país dividido”. Lo anterior recogía, en parte, decenas de mensajes de ese estilo que ya circulaban en redes sociales sobre las supuestas consecuencias del triunfo de Piñera.

Es lo que se conoce como ‘campañas del terror’, donde mensajes anónimos, difundidos y viralizados por redes sociales, se instalan en el debate apelando al miedo.

Según el cientista político y académico de la Universidad Diego Portales, Fernando García Naddaf, éstas son campañas que se “caracterizan por tratar de revelar temas que generan temor y son usadas como una herramienta política. Todas ellas se identifican con un enemigo en común, que es externo. Algo que amenace a la sociedad, en este caso traer un Gobierno tipo Venezuela”.

En este sentido, continuó el académico, “puede que la gente con menos capacidad de procesamientos políticos caiga. Es totalmente desinformación”.

Poca efectividad

Sin embargo, el experto en redes sociales y profesor investigador de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, Sebastián Valenzuela, desestimó la efectividad del miedo como una herramienta potente para cambiar la intención de voto de las personas.

“Las campañas del miedo como estrategia política, históricamente, han tenido un espectro súper limitado. En política los que son más persuadibles por una campaña del miedo es gente que ya tiene decidido por quién va a votar. Cuando tu pones todo en la balanza, es muy difícil, incluso temerario decir que las campañas del miedo funcionan”.

En cuanto a las redes sociales, Valenzuela explicó que éstas son “cada día una fuente de información primaria para la gente. Las redes sociales son muy emocionales. Pero su efecto es mucho más indirecto de lo que se cree”.

Así, el experto, ejemplificó con el caso de ME-O. “En todos los ranking de redes sociales la rompió. Mira la votación que tuvo”, sentenció.
“La emoción, el terror, hace mucho sentido que se distribuya en redes sociales, pero hace poco sentido creer que porque se distribuye, eso va a impactar en la intención de voto de las personas”, añadió Valenzuela.

En ese sentido, aclaró que “las redes sociales no son ni causas suficientes ni necesarias para éxito electoral. Viralización no es adhesión”.

García Naddaf, por su parte, explicó que este tipo de mensajes son viralizados a través del “big data. Lo que se usa es tratar de, a través de redes sociales, identifican a algún tipo de público sensible a este tipo de información. Entonces mandan esta información microsegmentada, en consecuencia, a gente que puede tener sensibilidad religiosa o de mentalidad conservadora, les ponen estas imágenes, no verifican la información y las replican. Entonces se viraliza por el miedo”.

Leer nota en Emol