“La reputación de Sharp dependerá de la rapidez y transparencia con que enfrente las denuncias”

Medios Regionales El Mercurio, Claudio Fuentes

Nada de fácil ha sido el inicio del denominado “segundo tiempo” de la gestión del alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

Tras un comienzo de año donde las buenas noticias abundaron, tales como la confirmación por parte del Gobierno para ejecutar un proyecto que cambiara la cara del tradicional muelle Barón, el jefe comunal porteño ha debido enfrentar complejos episodios vinculados con posibles irregularidades de funcionarios de su confianza.

Esta contingencia ha llevado al Sharp a tomar la determinación de remover dos cargos directivos (Dideco y Deportes) desde su organigrama municipal en menos de tres semanas, siendo la salida de Romina Maragaño, exjefa de la campaña política que lo llevó al municipio, el cambio más comentado por los actores locales vinculados a la municipalidad.

A crisis se sumó en los últimos días un nuevo capítulo luego que la Gobernación Provincial de Valparaíso, en una fiscalización de turno, recibiera una denuncia sobre el supuesto arrendamiento de patentes comerciales por parte de Juan Carlos González, delegado nocturno del municipio porteño, quien ha sido duramente cuestionado por su labor desde que asumió su cargo.

Tal escenario, sin embargo, contrasta con la alta aceptación que el alcalde Jorge Sharp obtuvo en la última encuesta Cadem, donde en el ítem Aprobación de Personajes Políticos se posicionó en el tercer lugar, tras el alcalde Joaquín Lavín y el excanciller Heraldo Muñoz, siendo la figura mejor evaluada del Frente Amplio (FA) a nivel nacional.

Claudio Fuentes, académico de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, entregó un completo análisis en torno a la realidad local de la gestión de Jorge Sharp y su rol como la principal figura emergente del FA de cara a las próximas elecciones presidenciales.

– ¿Considera que el alcalde Jorge Sharp ha estado a la altura del cargo que asumió en Valparaíso?

– Creo que aquello deben decidirlo los porteños y el mejor modo es mediante el voto.

– Le reformulo la pregunta entonces. Tras dos años de gestión alcaldicia, ¿cómo analiza el trabajo de Jorge Sharp en la Ciudad Puerto?

– Creo que Valparaíso se había caracterizado por denuncias de corrupción, mala gestión y vínculos de la política tradicional con la ciudadanía de carácter clientelar, y Jorge Sharp irrumpió precisamente como un líder que alteraría aquello. Por lo mismo, su trabajo en Valparaíso creo que ha respondido a tales expectativas, rompiendo con los patrones históricos de vínculo entre el alcalde y la ciudadanía y proyectando el sentido de una alcaldía ciudadana más abierta, transparente y volcada a resolver problemas sociales y de la ciudad. En este sentido, quizás lo más interesante de su figura es la apertura demostrada para incluir a todos los sectores, pues no se proyecta como una alcaldía de un sólo sector y, más bien, ha estado dando señales de apertura con los empresarios; y que alguien del Frente Amplio se siente con el gran empresariado, es una señal muy potente.

– A nivel local, en las últimas semanas Jorge Sharp ha debido despedir a dos directores por presuntas irregularidades. ¿Considera que esas situaciones pueden afectar su imagen, tomando en cuenta su discurso en contra de ese tipo de prácticas?

– Evidentemente que podrían afectar su gestión, pero el asunto clave es cómo enfrentar estos casos. Y bajo esa premisa, considero que la ciudadanía es capaz de discernir entre la autoridad local y los funcionarios. Y por lo mismo, mucho de su reputación e imagen dependerá de la rapidez y transparencia con que enfrente tales denuncias. En general, considero que la ciudadanía tiene conciencia de que no existen santos ni en la política ni en la sociedad en general, y finalmente lo que se premia, estimo, es la capacidad de las autoridades de reaccionar adecuada y oportunamente a este tipo de situaciones.

– En cuanto a lo político, una de las principales críticas a la gestión de Sharp es su quiebre con el Pacto Ciudadano y el posicionamiento del Movimiento Autonomista en el municipio. ¿Era algo esperable?

– No conozco los problemas internos que motivaron esta división, pero dada la fuerza de la victoria del alcalde Sharp y el simbolismo que refleja, hubiese esperado que tales divisiones no surgieran tan pronto. Sin embargo, la pregunta aquí es si se trataba de simplemente pugnas por espacios de poder o bien se trataba de conflictos ideológicos y de proyectos en pugna sobre ciertos lineamientos estratégicos para la ciudad. Si fue lo primero, sería lamentable; pero si fue lo segundo, una pugna ideológica, aquello es esperable en la medida en que una vez que llegas al poder es razonable que los proyectos políticos vayan decantando, pues el acomodo al poder, sea local o nacional, siempre implica tensiones, renuncias y fraccionamientos. Es parte del juego político.

– ¿Cómo analiza el posicionamiento de Sharp en el Frente Amplio? En la última encuesta Cadem fue la figura mejor evaluada de su conglomerado político…

– El Frente Amplio tiene tres desafíos: uno ideológico, de decantar sus propuestas políticas y afinar su programa de mediano y largo plazo. Un segundo desafío es sociopolítico, sobre la necesidad de producir una nueva articulación con la ciudadanía y que le permita crecer en el futuro. Y el tercero se asocia a la estrategia electoral para potenciar sus ideas y articulaciones sociales. Lo anterior requiere liderazgos que sean capaces de conducir estos debates y la dificultad no esperada que enfrenta hoy el Frente Amplio se asocia precisamente con esta última dimensión, pues Beatriz Sánchez aparece algo distanciada del ejercicio de este liderazgo y el dúo dinámico de Boric y Jackson ha anunciado su retiro del Congreso. Y es en este contexto que el alcalde Sharp podría capitalizar un vacío de poder que siempre es necesario llenar, pues si el Frente Amplio desea ampliar sus bases sociales y conquistar espacios de poder, requerirá más temprano que tarde identificar un líder o lideresa que conduzca tal proceso. Y por lo tanto, la gran incógnita es si Sharp está dispuesto a cumplir ese rol.

– ¿Considera que el alcalde Jorge Sharp debería dar un paso mayor en las próximas elecciones?

– Si el Frente Amplio es consistente con su predicamento original, debiese establecer un proceso amplio y participativo de selección de sus candidaturas futuras a nivel de alcaldes, gobernadores, legisladores y presidenciales. Si es así, Sharp podría transformarse en una de las alternativas más viables y creíbles para las Presidenciales de 2021, pues fuera de la figura de Beatriz Sánchez, que es una lideresa independiente, dudo que exista otra candidatura que provenga desde el propio Frente Amplio que cumpla con tales condiciones. Sin embargo, el riesgo entre repostular en Valparaíso y apostar por la Presidencial es alto, pero no se entra a la política para correr riesgos bajos.

Leer en El Mercurio de Valparaíso