Expertos explican baja audiencia de jóvenes en las franjas electorales: “Son los que menos votan”

Cambio 21, Claudio Fuentes

Las elecciones se acercan a pasos agigantados,  y de hecho los candidatos tanto a la Presidencia como al Parlamento comienzan a barajar sus últimas cartas. Y precisamente, los presidenciables tienen “un as bajo la manga”: la franja electoral, la que permite a cada candidato presentarse nacionalmente dando a conocer sus aspiraciones y propuestas.

Lo cierto es, que estos 20 minutos que se reparten entre las coaliciones cada uno de los candidatos debe jugarse el todo por el todo. De hecho, en tiempo de elecciones, la franja electoral se ha vuelto un modo predilecto de vinculación de los candidatos con los electores.

A casi 30 años de la primera franja electoral según un estudio del Departamento de Administración de Empresas de la Facultad de Economía y Negocios de la U. de Chile -el más completo que se ha hecho sobre el tema en el país- y que analizó el comportamiento de las audiencias en las franjas presidenciales entre 1999 y 2013, el rating registra una caída constante.

En 1999, la franja tuvo un rating promedio de 12,71 puntos, el que para 2013 bajó a 11,34 (una caída de 1,37 puntos). El descenso se aprecia con más fuerza en el grupo de entre 18 y 24 años y en el segmento ABC1, en que el rating pasó de 10,47 a 6,74, y de 10,36 a 6,94, respectivamente.

De esa forma, el grupo ABC1 registró una caída en los niveles de audiencia de 3,4%, y en los jóvenes de 3,7%. Al mirar por cobertura o alcance de la franja, el deterioro es aún mayor: 15,7% para el grupo ABC1 y de un 18,7% para los jóvenes.

Sin embargo, el estudio, llamado Evaluación del Modelo de Franja Electoral Presidencial Chileno, desarrollado por los académicos Rodrigo Uribe, Enrique Manzur y Cristian Buzeta, identificó además, un alza de audiencia de 3,8% en las personas mayores de 65 años y de 3,3% en aquellas sin acceso a televisión pagada, además de un buen alcance global, ya que cerca del 80% de los mayores de 18 años sintonizó al menos una vez una franja presidencial cada vez que esta se emitió en los años 1999, 2005, 2009 y 2013. Y lo hizo en una frecuencia que también posee buenas cifras, ya que de los 28 días que se emite, las personas lo sintonizaron en promedio 5,5 veces.

Los jóvenes son los que menos ven

Sin embargo, uno de los puntos que más se observa es la caída en el interés de los jóvenes y para Rodrigo Uribe, es compleja: “básicamente porque son el grupo que se ha tratado de reinsertar en la actividad política ciudadana. Con el voto voluntario se buscaba -entre otras cosas- aumentar la participación electoral juvenil”.

Claudio Fuentes académico de la Escuela de Ciencia Política de la U. Diego Portales, agrega que la caída en jóvenes probablemente se relaciona con el consistente menor interés de ellos en la política en general, y con las elecciones en particular. “Son los jóvenes los que menos votan, los que menos se interesan en militar en partidos, etc.”, destaca.

Por su parte, Carolina Orellana cientista político de la Universidad de Chile, señaló a Cambio21 que “hoy en día si bien hay un grupo de jóvenes que opina con fundamento y se interesa por la política, existe otro grupo que no está ni ahí, y esto es principalmente por el desprestigio que existe”.

A ello, agregó que “además debemos tener claro que si bien hay muchas opiniones en redes sociales, sabemos que eso no se traspasa a la realidad, porque muchos de ellos no van a votar, y por más que digan que quieren cambio no van a sufragar”.

“Entonces, si no van a votar, menos se interesan por las franjas electorales, aunque quizás este año podría haber un cambio el primero o segundo día en que se emitan, sobre todo aquellos que comentan a través de las redes sociales, pero por interés propio o de política nada”.

Por su parte, Alejandro Soto, publicista de la Universidad Diego Portales destacó a nuestro medio que “hoy en día tenemos diversas plataformas para ver tv, y quizás eso también influya un poco en que los jóvenes estén considerados en que ven poca franja electoral. Pero lo cierto es que en primarias, por ejemplo, se vio como un gran grupo de jóvenes comentaba acerca de las propuestas de los candidatos, el problema radica en que no van a votar”.

“La franja sin duda debe convencer al electorado, y aclarar dudas de quien las tenga, pero sabemos que es difícil, aunque no imposible. Es por ello que los candidatos se deben enfocar más en quienes pretenden llevar a sufragar”, planteó el experto.

Leer nota en Cambio 21