Declaración de Académicos frente a la Huelga de hambre de los Presos Políticos Mapuche

Mapuexpress, Hillary Hiner

Ya van 111 días de huelga de hambre de 4 presos políticos mapuche, acusados por el caso de la quema de iglesias. Ellos exigen un juicio justo y la no aplicación de la ley antiterrorista.

El Lonko Alfredo Tralcal, Benito, Ariel y Pablo Trangol cumplen 111 días de huelga de hambre sólo para exigir un juicio justo y en tiempo razonable, pues hace más de un año están en prisión preventiva sin haberse probado su participación en los hechos. Los acusados exigen la No aplicación de la ley 18.314, también llamada Ley Antiterrorista, vigente desde la dictadura militar y que ha sido mantenida por los gobiernos de la Concertación, de Piñera y de la Nueva Mayoría. Además denuncian y la utilización de testigos sin rostro en los juicios y de la prisión preventiva extensa como medida cautelar.

Los comuneros mapuche, producto de su delicado estado de salud, han sido trasladados de urgencia en múltiples oportunidades al Hospital de Temuco. La última de ellas fue el miércoles 20 de septiembre. Días antes de este hecho el departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico visitó a los comuneros para verificar su situación, constatando una pérdida de peso mayor al 20% de la masa corporal, situación que los médicos calificaron de “alto riesgo“. Además señalaron que en unos días más podrían alcanzar el riesgo vital.

Esta situación ha derivado en una serie de movilizaciones de diversas organizaciones tanto del pueblo mapuche, como de la sociedad civil chilena e internacional, organizaciones sindicales, de derechos humanos, profesionales de la salud y de estudiantes en apoyo y solidaridad a los huelguistas.

Por otra parte se han llevado a cabo diversas acciones exigiendo la aparición con vida de José Huenante, desaparecido en 2005 a manos de los aparatos represivos del Estado, misma situación que sucede hoy en Argentina (Puelmapu) con el caso de Santiago Maldonado.

Además se han efectuado una serie de movilizaciones en Santiago, Temuco, Concepción, Valdivia y Valparaíso, entre otras ciudades, en apoyo a la machi Francisca Linconao, al machi Celestino Córdova y los demás imputados por el caso Luchsinger-Mackay.

Sumado a esto, el pasado 23 de septiembre fueron allanadas varias comunidades mapuche y el hogar mapuche Pelontuwe. También fue desalojado el campamento a las afueras de la cárcel siendo detenido el vocero de los huelguistas y representante de los estudiantes Damian Curiche luego de su visita a lmachi Fidel Tranamil quien también quien también se mantiene detenido.

Este mismo día,en otros operativos conocidos como parte del “Plan Huracán” de la Dirección de Inteligencia de Carabineros, fueron detenidos Jaime Huenchullan, Rodrigo Huenchullan, Héctor Llaitul, Ernesto Llaitul, David Cid y Claudio Leiva. Ellos se encuentran acusados de ser los responsables de las últimas quemas de camiones en La Araucanía y San José de La Mariquina.

Ayer 24 de septiembre se dictó la prisión preventiva para los detenidos, enmarcándose en una política estatal de persecución a los dirigentes mapuches y las comunidades en resistencia en el Wallmapu. Esta lógica reafirma las políticas coloniales y racistas que ha emprendido el Estado chileno en su negación de la cosmovisión, el pueblo y la cultura mapuche.

Los abajo firmantes queremos visibilizar esta situación y dar cuenta del contexto de avasallamiento del territorio mapuche con la instalación de proyectos extractivistas, con la represión permanente y criminalización constante que han alterado significativamente la vida de las comunidades.

Hacemos un llamado a la sociedad civil, a las instituciones educativas y académicas, a las organizaciones sindicales y estudiantiles a rodear de solidaridad y apoyo en las diversas acciones que se lleven a cabo para exigir un debido proceso y la libertad de todos los presos políticos mapuches.

Leer declaración en Mapuexpress