Sin Jackson ni Boric en la Cámara: La supervivencia de un Frente Amplio huérfano

Claudio Fuentes, La Tercera

Los diputados de Revolución Democrática y el Movimiento Autonomista ya dijeron públicamente que no postularán por tercera vez al Congreso. El vacío de liderazgo que dejan en el bloque comienza a mover las piezas de los partidos y movimientos que conforman el Frente Amplio.

“Cumplo este período y no me repostulo”. La frase es del diputado de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, quien hoy en la mañana reiteró en Radio Duna que no será candidato a ningún cargo de elección popular en el próximo periodo parlamentario. Ya el fin de semana en la revista Sábado había dicho lo mismo e incluso comentó que no estaba en sus planes ser candidato a Presidente aunque se tramitara un proyecto que bajara la edad mínima para postular a La Moneda. A esto se sumó lo dicho por el diputado del Movimiento Autonomista, Gabriel Boric, antes de la elección parlamentaria de 2017 donde señaló que en caso de ganar un segundo periodo, no volvería a postular en 2022.

Tanto Jackson como Boric son parte de los fundadores del Frente Amplio, han sido las caras más visibles desde su creación en 2017 y se han configurado como las dos cartas más influyentes al interior de la diversidad de partidos y movimientos que componen el conglomerado. Por eso, la pregunta hoy es: ¿Qué pasará con el Frente Amplio sin estos diputados en el Congreso? ¿Quiénes asoman para tomar la posta del liderazgo?

A primera vista, al menos surgen tres figuras para cumplir ese rol. La gestión en Valparaíso del alcalde del Movimiento Autonomista, Jorge Sharp, y su incidencia en los temas políticos del bloque, lo dan como una carta natural a asumir el vacío que podrían dejar Jackson y Boric. Sin embargo y a pesar del perfil de liderazgo que ha ido delineando, todavía no es reconocido transversalmente como lo es Boric, también autonomista. Eso sí, entre sus ventajas cuenta con mayor sintonía con el ala más de izquierda del Frente Amplio.

A él se suma Beatriz Sánchez, que obtuvo un 20% de los votos en la presidencial y que en los últimos meses se ha encargado de acercarse a los otros partidos y movimientos del conglomerado para así no ser calificada como “la candidata de Jackson y Boric”. Ahora, entre sus dificultades cuenta con que no tiene un cargo público desde donde ejercer más visiblemente su liderazgo.

Y por último, entre los herederos de la posta frenteamplista se menciona al diputado del Partido Liberal, Vlado Mirosevic, que ha alcanzado notoriedad al impulsar proyectos de ley como la despenalización de la marihuana y la eutanasia. Sin embargo, en su caso hay dos obstáculos que saltan a la vista. El primero es que no concita mayores simpatía en los sectores más de izquierda. Y segundo, que a diferencia de Boric y Jackson, el partido Liberal no cuenta aún con una estructura fuerte. De hecho, tiene solo dos diputados.

Que los nuevos también jueguen

Sobre esto, el cientista político Cristóbal Bellolio valora que Jackson y Boric hayan decidido no repostular al Congreso para así “los nuevos también jueguen”, aunque advierte que puede ser difícil encontrar figuras del mismo perfil. “Dicen que los proyectos políticos que sobreviven son los que no dependen de caudillos. Los proyectos políticos exitosos son los que capaces de diversificar el liderazgo. Una buena prueba de fuego va a ser qué va a pasar con el Frente Amplio sin Boric y Jackson en el parlamento. La pregunta es si van a poder parir liderazgos igual de talentosos que ellos dos, si tienen otros que puedan estar a la altura”, comenta.

“Sharp, Sánchez y Mirosevic son hoy los nombres que más resuenan para asumir esta responsabilidad pero yo no miraría en menos, por ejemplo, el liderazgo de Maite Orisini que ha destacado en una serie de batallas más mediáticas que legislativas pero de buena forma. No tenemos que olvidar que lo bueno que tiene el Frente Amplio es que tiene semillero. El arraigo en las universidades que tiene el bloque es muy positivo para esto. A diferencia de lo que le pasa a otros partidos como el PPD o la UDI que ya no tienen flujo de talentos jóvenes”, dice Bellolio.

Claudio Fuentes, cientista político, cree que el nuevo sistema electoral promueve el personalismo. “Al ser lista abierta, ya no se vota por partidos sino que por personas”. En ese sentido, para el profesor de la Universidad Diego Portales el Frente Amplio tiene un desafío mayor al perder a sus dos figuras más conocidas.
“La salida de Jackson y Boric, que son liderazgos muy fuertes, intelectualmente muy bien preparados, es una combinación muy difícil de encontrar y por lo tanto ya deberían estar haciendo un trabajo a nivel de concejales, alcaldes para potenciar liderazgos rápido porque si no va a perder espacios de poder que son muy relevantes para el Frente Amplio”, comenta Fuentes.

Sobre los nuevas figuras que asoman, Fuentes cree que “son buenos nombres” pero cree que primero cada partido y movimiento tiene que ver su propia realidad antes que la del bloque. “El Movimiento Autonomista necesita un nuevo liderazgo, lo mismo tiene que hacer Revolución Democrática en Santiago; ya hay personas que no pudieron postular antes como Javiera Parada, por ejemplo, o Sebastián Depolo, son personas que han estado en una segunda línea y pueden asumir mayor protagonismo ahora. El Frente Amplio tiene varios nombres que están esperando su oportunidad”, agrega.

Leer en La Tercera