Recado de Bachelet a Piñera anticipa rol en la oposición

Claudio Fuentes, La Segunda

Ya no se dedicará exclusivamente a “plantar tomates” cuando deje La Moneda, como ha dicho en un par de actividades públicas. La Presidenta Michelle Bachelet, ayer en una actividad en Bahía Inglesa, aclaró que a pesar de que asumirá un cargo en el Departamento de Salud de la Familia, la Mujer y el Niño de la OMS, también tendrá un rol en la oposición.

“Sin duda defenderemos todo lo necesario de los cambios que han hecho que para mucha gente la vida sea mejor”, dijo la Mandataria, para luego añadir que mantendrá su residencia en Chile para realizar esta defensa. “Me voy a quedar en mi país (…) quien nace chicharra muere cantando”, agregó

A juicio de la vicepresidenta del PS, Karina Delfino, “es un recado a Piñera y a todos los sectores conservadores que van a ser parte de su gobierno y que están en la lógica de echar abajo todo lo avanzado”.

Desde el bacheletismo ha habido señales de acercamiento a los partidos de la Nueva Mayoría, con miras a lo que será la oposición el 2018, y además abrió un debate sobre desde dónde ejercerá la Presidenta su rol como oposición (ver recuadro).

Uno de estos mensajes lo transmitió la vocera de gobierno, Paula Narvaez (PS) en el Comité Central socialista, el pasado sábado, donde tomó la palabra y pidió defender el legado de la Presidenta.

Incluso, el lunes de esta semana el senador de ese partido, Carlos Montes, propuso que los ministros “asuman roles” en esa defensa.

Otra señal fue además la presencia de la ex alcaldesa Carolina Tohá (PPD) —antigua discípula de Bachelet— en un encuentro partidario del PPD, pese a que está retirada de la primera línea.

“Estupenda” declaración

El presidente del PS, el senador electo Alvaro Elizalde, dice que “ella ha señalado que su decisión es permanecer en el país y nosotros lo valoramos y lo respaldamos. Va a contar con nuestro apoyo permanentemente”.

“Lo importante es que lo realizado durante estos años no sólo sea defendido por la Presidenta, si no que sea defendido por todos quienes impulsamos esta transformación”, señala Elizalde.

“Vamos a estar todos defendiendo las reformas, pero es bueno que ella esté encabezando esto, estando en Chile, porque nos ordena”, agrega el ex ministro Francisco Vidal (PPD) sobre el rol de la Presidenta.

Y agrega Vidal: “Me parece estupenda esta declaración, porque marca una línea para la futura oposición. Un elemento que permitiría unir a la oposición en el parlamento yen la sociedad es la defensa de las reformas”.

El senador Felipe Harboe (PPD) añade que “lo importante es que seamos una oposición constructiva, pero que sea vigilante en no retroceder un metro en libertades ciudadanas. Ya le habíamos dicho al futuro oficialismo que íbamos a hacerlo, pero siempre es bueno que un ex Presidente lo plantee así”.

El analista del PS Ernesto Anguila cree que “el tema del legado de Bachelet tiene que ver con el futuro de la izquierda y la centroizquierda en Chile. Es distinto que se reorganicen sobre la base de validar el proceso de reformas que si eso queda como algo que en Chile esos cambios no fueron posibles o deseables”.

“Es probable que Michelle Bachelet busque defender su legado y, a partir de allí, buscar ordenar a la centroizquierda en tomo a los temas sustantivos de su gobierno: derechos sociales, libertades, etc.”, comenta Claudio Fuentes, dentista político de la UDP.

Oposición “obstruccionista”

Desde el piñerismo miraron con alerta los dichos de la Presidenta y la llamaron a que su rol como oposición debiera estar en la búsqueda de acuerdos.

El diputado Juan Antonio Coloma (UDI) dice que “espero es que la Presidenta Bachelet haya sabido leer el resultado electoral y se de cuenta que el país más que nunca busca poder avanzar en la búsqueda de acuerdos y no en negar la sal y el agua”. Colma expresa que “ojalá que esto no signifique una oposición obstruccionista, sino que, marcando las legítimas diferencias, busque colaborar con Chile”.

Por su parte, el ex subdirector de programación de Piñera y diputado electo, Jorge Alessandri cree que “la futura defensa del legado de Bachelet va a estar más en los parlamentarios cercanos que en ella misma. La pregunta es ¿cuán sola va a estar en su sector político?”.

El senador Alberto Espina (RN) agrega que “la Presidenta tiene todo el derecho a permanecer en su país y esperamos que contribuya en forma constructiva y propositiva a generar los acuerdos y los consensos que permitan al país progresar”.

El diputado Nicolás Monckeberg (RN) añade que prefiere no ver “atrincherada” a la Presidenta defendiendo su agenda. “El rol de los ex presidentes, más que dedicarse a defender lo propio, debe ser impulsar y apoyar los acuerdos y el diálogo entre las fuerzas políticas. Eso significa humildad para aceptar y apoyar las correcciones de ciertas reformas que no quedaron bien”, dijo.

El diputado y vicepresidente de Evópoli, Luciano Cruz-Coke, plantea una tesis: “Confirma la posibilidad de una tercera postulación a la Presidencia, subrayando que desconfía en que la centroizquierda y el Frente Amplio logren generar un referente unido que haga el peso a la derecha en las próximas elecciones”.

Cruz Coke agrega: “Pone de manifiesto la intrascendencia de su coalición y, al mismo tiempo, señala con claridad que solo ella tendría el liderazgo de generar, y a la vez destruir, alianzas con posibilidades reales de gobierno”.

“Bachelet padece el síndrome de Cronos: devora a sus propios hijos”, añade el ex ministro de Cultura.

Leer en La Segunda