Lo bueno, lo malo y lo feo del 2018

Claudio Fuentes, Diario Clever

Quedan días para que se acabe el año y en CLEVER hicimos un ejercicio simple: le preguntamos a distintos personajes públicos que han participado constantemente con el contenido de nuestro medio, qué fue lo bueno, lo malo y lo feo de este año que termina. Acá sus respuestas.

Matías Asún, Director de Greenpeace Chile

“Lo BUENO, sin duda, la mayor conciencia y el movimiento que se ha iniciado en el país a propósito de la contaminación por plástico y el problema de la basura. En específico de los plásticos que están inundando nuestras costas y dañando nuestros ecosistemas; es un tema que está adquiriendo muchísima fuerza en Chile. Esperamos seguir en el país el camino que han tomado otros países en Europa, en Perú; donde no sólo se han prohibido las bolsas plásticas -porque es un primer paso- sino que hay una decidida campaña que llevan miles de organizaciones y que desde Greenpeace hemos tildado de un movimiento de “Chile sin plásticos”, una campaña que ya suma 30 mil personas para el abandono de los plásticos, el abuso de los plásticos de un solo uso, que estamos condenados a comprar en supermercados y en distintos comercios del país. La verdad es que es terrible esta situación y lo bueno es que estamos tomando conciencia de ello”.

“Lo MALO, para nosotros es ver cómo las industrias de monocultivos han empezado ya a cobrar efectos nefastos. Además de las forestales que ya conocemos y donde hemos visto problemas gravísimos; la salmonicultura no lo hace nada mejor. No reconocen que ellos fueron los responsables de la crisis socio-ambiental de Chiloé, lo han negado una y otra vez (la crisis de marea roja que afectó a los pescadores artesanales).

“Lo FEO es sin duda, la crisis de Quintero y Puchuncaví. La nula respuesta atinada del gobierno y que todavía no sepamos qué ocurrió. El que la superintendencia de medio ambiente no haya hecho las fiscalizaciones correspondientes para evitar lo que es una catástrofe conocida, que ha durado muchos años, pero que hoy día empieza a tomar un nuevo cariz como resultado de la inoperancia de las instituciones, era algo que se podía haber previsto y que requiere la máxima atención”.

“Las zonas de sacrificio en Chile son probablemente el punto más negro de nuestro desarrollo, la forma en que se transfieren las externalidades, los costos, las condiciones nefastas de salud hacia algunos ciudadanos que parecieran tener una segunda clase. Y lo vimos de manera muy clara cuando el gobierno prefirió cerrar los colegios antes que cerrar las industrias. Vivimos en un país donde lamentablemente el dinero sigue mandando y pesa mucho más que los derechos humanos y los derechos constitucionales. No es la única zona de sacrificio, la Araucania, Chiloé, Tocopilla, Coronel, Tiltil sólo por mencionar algunas. Situaciones como está nos tienen que llamar la atención para despertar y cobrar mayor protagonismo en la agenda social. Que el medio ambiente, que es el lugar donde habitamos y donde ejercemos como ciudadanos, provoque este próximo año a un gobierno más comprometido, a un parlamento más comprometido y a una ciudadanía más escuchada, porque la ciudadanía ya despertó”.

Alessia Injoque, Parte del Directorio de la Fundación Iguales, activista trans y militante del Partido Liberal.

“En lo BUENO, festejé el triunfo de “Una Mujer Fantástica” en los premios Oscar, pero lo mejor del año para mí fue la aprobación y promulgación de la ley de identidad de género, tomó más de cinco años de lucha pero y por fin conseguimos este importante avance en dignidad, libertades y derechos”.

“Lo MALO, el preocupante resurgimiento de la ultraderecha, el pinochetismo y el populismo. La discusión del pacto migratorio mostró con claridad a un sector que no busca discusiones honestas, sino sabotearlas y que se dedica a gritar miedos y crear enemigos para ganar adherencia”.

“Y lo FEO, fue el asesinato de Camilo Catrillanca, el hecho en sí mismo es motivo suficiente de dolor e indignación; pero se agrava por la red de mentiras de carabineros y la crisis institucional que le siguió”.

José Miguel Arcos, Publicista y parte del equipo editorial de CLEVER

Fiel a su estilo, Arcos nos plantea mucho más que una cosa buena, una mala y una fea. Aquí todo lo que él considera bueno, malo y feo.

Lo BUENO: Que aún estamos a tiempo de unirnos para combatir el virus del neofascismo en Chile.
Lo MALO: El uso y abuso de la mentira como argumento político, social y económico del gobierno.
Lo FEO: Que un mapuche asesinado por la espalda y sin razón, no bote a un ministro cómplice!

Lo BUENO: La perfecta imitación que hizo Kramer de Piñera
Lo MALO: El eterno discurso chamullento que hace Piñera
Lo FEO: La desclasada, falsa y siempre servil vocera de Piñera

Lo BUENO: Los TIEMPOS PEORES
Lo MALO: Los TIEMPOS MEDIOCRES
Lo FEO: Los TIEMPOS WEONES

Lo BUENO: La lucha mapuche
Lo MALO: Que gobierne Piñera
Lo FEO: El Caso Catrillanca

Kena Lorenzini, Feminista, fotógrafa, autora de varios libros y militante de Revolución Democrática.

“Lo BUENO, sin duda es el levantamiento de las jóvenes feministas u “ola feminista”. Si bien partió con hechos que no son gratos, pero que nos pasan a la mayoría de las mujeres, que es el abuso sexual de otros compañeros y académicos, terminó siendo algo muy positivo porque abarcó muchas cosas.

“El feminismo y las cosas que nos pasan a las mujeres, y sobretodo el malestar de las mujeres, se transformó en una agenda política, pública y una agenda en los hogares. Eso transformó la sociedad, fue un cambio muy profundo. Hoy día los partidos políticos se han declarado públicamente feministas y han tenido que responder en consecuencia en algunos temas. Por ejemplo, Revolución Democrática, hoy día lleva una lista que yo apoyo, que se llama “Unidas para Crear” con hombres y mujeres en la lista; eso no era posible antes”.

“Lo MALO, fue el haber presentado un Comando Jungla, como la gran panacea, mostrando el extremo de la militarización de la Araucanía, que termina con el asesinato alevoso de Camilo Catrillanca, y con toda la mentira en la que está involucrado el Gobierno, Carabineros, Civiles y el Ministro del Interior”.

“Esto habla del deterioro político y de la mala intencionalidad que hay hacia el pueblo mapuche. Hay una mala intención, de decir “no los vamos a reconocer”. Muchos Mapuche me han dicho que para ellos el apellido Luchsinger es como el “demonio” y pareciera que para el estado chileno los mapuche son como el “demonio” y no hay intención de devolverle tierras ni darles nada”.

“Lo FEO, es la insistencia del Presidente de la República, de hacer chistes de todo. Chistes dolorosos para las mujeres, para los niños y niñas, chistes dolorosos para las persona que tienen pocos recursos…estoy pensando en el trabajador del metro, cuando les dijo “ustedes no hacen nada”; estoy pensando en las mujeres cuando les dijo “ustedes se tiran al suelo y se hacen las lesas y nosotros nos tiramos encima y nos hacemos los vivos”…es una persona que no tiene filtro, que no piensa, es finalmente un ludópata”.

Claudio Fuentes, cientísta político e historiador, académico de la Universidad Diego Portales.

“Lo BUENO, el movimiento feminista. Fue una de las cosas buenas de este año dado que además de poner un tema fundamental en la agenda política, permitió generar debates y alteraciones en las prácticas cotidianas, remeció varias instituciones, y comenzó a alterar relaciones de poder en espacios institucionales a nivel público y privado”.

“Lo MALO, sin duda, el asesinato de Camilo Catrillanca, que develó prácticas de Carabineros de abuso de poder y de encubrimiento en un territorio que ha sido objeto de una histórica usurpación”.

“En lo FEO, la violencia discursiva y en ocasiones física que se ha comenzado a naturalizar en el espacio público, particularmente en relación a la intolerancia respecto de la diversidad. La consolidación de tendencias anti-diversidad constituyen una amenaza a la convivencia democrática en nuestras sociedades”.

Claudia Dides, socióloga, parte del equipo editorial de CLEVER 

“Lo BUENO es sin duda el Mayo feminista que logra poner en lo público las atrocidades del patriarcado. El feminismo llegó para quedarse”.

Lo MALO: El asesinato de Camilo Catrillanca y Alejandro Castro, ambos perseguidos por los poderes empresariales de este país. En el caso de Catrillanca, la mentira tras mentira por parte de la institución de Carabineros y del Ministerio del Interior, en particular Chadwick. En otro tema, lo MALO, del informe de cambio climático que nos pone en alerta dramática respecto al modelo extractivista que tenemos en nuestro planeta, en particular Chile.

Lo FEO: Tener de diputados a Ignacio Urrutia y Camila Flores, como la expresión más terrible de la ignorancia y el Chile que no queremos.

Álvaro Ramis, Teólogo y especialista en educación, académico de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

“Lo BUENO, el cambio cultural e institucional que ha impulsado la revolución feminista, luego de las grandes manifestaciones y movilizaciones del primer semestre, que han seguido de otra forma de manera cada vez más articulada”.

“Lo MALO, el peligroso giro hacia la extrema derecha en el gobierno de Sebastián Piñera, que pasó de condenar a los cómplices pasivos en su primer mandato a legitimar el pinochetismo al decir que “haber apoyado al gobierno militar no es pecado ni es delito”.

“Lo FEO, la proliferación de las fake news y el uso de la mentira disfrazada de “postverdad” en la comunicación política. El ejemplo más reciente, Gonzalo de la Carrera y sus injurias a Camila Vallejo”.

Claudia Sanhueza, Economista, Directora del Centro de Economía y Políticas Sociales de la Universidad Mayor.

Lo BUENO: El otoño feminista. Cambió el sentido común, la forma en cómo nos relacionamos y tensionó necesariamente a toda la sociedad en este sentido. Cosa que es buena para avanzar.

Lo MALO: El asesinato de Camilo Catrillanca y la posterior historia de ocultamiento de evidencia por parte de Carabineros. Además, esto refleja el fracaso de la políticas que ha impulsado el estado de Chile en la Araucania.

Lo FEO: El pinochetismo que salió del clóset y su negacionismo con las violaciones a los derechos humanos en dictadura. Camila Flores mintiendo sin ninguna vergüenza, diciendo que el congreso había aprobado el golpe militar.

Mirko Macari, periodista, analista, parte del equipo de El Mostrador. Hoy en un nuevo proyecto donde ofrece talleres de verano, para enero programó “El desplome de la política institucional y las claves del nuevo ciclo”.

Antes de contestar a nuestro cuestionario nos dice “quiero tomarme la libertad de decir que lo bueno y lo malo son dos caras de lo mismo y ambas me parecen buenas”.

“Lo BUENO, lo expreso así: para mí lo más destacable de este año como noticia es sin duda el movimiento feminista, el Mayo feminista. ¿Por qué? Lo resumo en la foto de las mujeres encapcuhadas desfilando a torso desnudo, tetas al aire, por la Alameda y particularmente en la Univesidad Católica y en el monumento de Juan Pablo Segundo. Es cierto que el llamado Me Too chileno, se inicia al interior de las universidades y que desde ahí se expande a la industria de la televisión, pero remece un sentido común instalado respecto a ese orden invisible, del rol de hombres y mujeres en la sociedad. Creo que es la noticia del año, porque llega a Chile un síntoma, del principio del fin de nueve mil años de patriarcado”.

“Hemos organizado una forma de vida, donde el poder se basa en la dominación de unos sobre otros, en cualquier plano. En el económico, en lo político, en la educación (profesor-alumnos) y por cierto en la familia al interior de las casas. Las tetas libres marchando por la Alameda no son casuales, son la energía de lo amoroso. Las tetas son el símbolo de los nuevos tiempos”.

“Lo MALO, lo contratará de lo anterior, son los abusos en la iglesia católica. Se trata de casos que en Chile son extendidos. El mismo Papa habla de la iglesia elitista y de prácticas que son repetitivas y que no tienen nada de individuales o personales. Y esto que se conoce hoy es la contracara de lo anterior, no se pueden leer la una sin la otra. La iglesia es “la” institución que en occidente expresa el control del patriarcado: la ida de un dios hombre castigador, la idea del pescado como una mancha que radica primero en la mujer y que se repite a lo largo de 20 siglos”.

“Esa imagen y concepción cultural de la iglesia, expresada a fondo en sus colegios de élite y también de las clases medias como los maristas, que son la representación del patriarcado, comienza a desvanecerse. Por eso lo miro como el anverso de lo anterior, no es casual que ocurran en el mismo año y casi al mismo tiempo”.

“Lo FEO. Me resisto a encontrar cosas feas en un año tan remecedor. Y propongo cambiar este orden por lo LINDO de este 2018. Lo más lindo de este año quiero representarlo en las series de Netflix, que ya no son sólo un entretenimiento o un pasatiempo, son un cambio en la cultura del consumo. Es una forma en que se nos está presentando la nueva economía digital. Netflix es la empresa más importante del mundo en materia de creación cultural, sin lugar a dudas y no tiene ni un solo estudio como lo tuvieron en su momento La Metro Goldwyn Meyer o la Warner Brothers. Trabaja con cientos de productoras locales y por encargo, por lo que podemos ver contenidos de todas las culturas. Podemos encontrar series por ejemplo rusas. Este año vi una serie rusa fascinante contada en clave de estética rusa, sin nada que envidiar a una novela de Dostoyevski. Netflix es un ejemplo claro de esta nueva economía digital, mientras la economía tradicional -la de las chimeneas- comienza a sucumbir. Para cerrar, aportó el nombre de la serie rusa “Peregrinación por los Caminos del Dolor”.

Lucía Dammert, Analista política especializada en temas de seguridad y en temas internacionales, académico de la USACH.
Lo BUENO: Lo voy a plantear así: es malo el surgimiento de una política ramplona, una política simplista, una política desvergonzada que se burla de los pueblos originarios, que se burla de las Mujeres que son víctimas de agresiones, que cree que su libertad de expresión es el aumento de los epítetos o los adjetivos de violencia, pero aquí hay una oportunidad enorme para este 2019 ( y aquí está lo bueno); es una oportunidad que nos permitiría tratar de pensar que esto que ha sucedido es malo, que somos muchos más los que pensamos que ese tipo de política no es la que merece el país. En ese sentido transformar a la policía por un lado, fortalecer al mundo político por otro y dejar de lado o no permitir el crecimiento de una política de lodo, de enfrentamiento, sería también un tema para construir en el 2019.

Lo MALO: En mis temas, en lo mío, la pérdida de confianza en la institución policial. Sin duda terminamos el año con el asesinato de Camilo Catrillanca y partimos el año con la Operación Huracán que terminó también con varios líderes comuneros mapuche detenidos por uso de información falsa. Es lo peor del año, sin duda.

Lo FEO: Lo anterior va de la mano que va con un mundo político que no le ha tomado el peso de enfrentar los problemas desde abajo, con la ciudadanía.

ALFREDO SFEIR, economista, ex asesor del Banco Mundial y ex candidato presidencial. Integrante del comité editorial de CLEVER.

LO BUENO: Crecimiento de Nuestra Consciencia Social. Lo bueno ha sido el resurgir de un gran crecimiento de consciencia social respecto a temas vitales dentro de nuestra sociedad chilena, tales como el feminismo y los derechos de la mujer, lo ambiental a nivel local y la formación de comunidad, la necesidad de una vejez y la muerte digna, el despertar de nuevas formas de empoderamiento, la importancia de integrar lo étnico en nuestro diario vivir (incluyendo el respeto por los inmigrantes), los desafíos medioambientales que confrontamos … Esto hace que el país ha cambiado mucho como resultado de una ciudadanía que busca y exige una participación muy activa y vinculante.

LO MALO: El Desplome Moral y Ético De Instituciones De Carácter Colectivo. Después de un 2017 con grandes escándalos políticos (financiamiento), que generó una gran pérdida de confianza cívico-institucional, lo más malo del 2018 es lo que hemos testimoniado en el ejército y carabineros—con prácticas y formas de manejos que han desvirtuado totalmente el propósito, y ciertamente la imagen, de esas instituciones.  No menos malo han sido los abusos dentro de la Iglesia Católica.  A pesar de lo positivo, para algunos, de la visita del Papa, hemos presenciado un verdadero caos institucional.  Todo esto es, y ha sido, gravísimo.

LO FEO: Violencia Injustificada y Violación de Los Derechos Humanos. Lo más feo ha sido las maneras en que se han abordado los desafíos en La Araucanía.  Una falta enorme de liderazgo positivo y eficaz para resolver integralmente la historia, los legados y los desafíos presentes de nuestros pueblos originarios.  En lo particular, cómo se asesinó al joven Catrillanca.  No sólo eso, sino haber sido ciudadanos mal informados (mentiras), premeditadamente, de cómo se produjeron los hechos.  Pareciera que hoy estamos vacíos de maneras no violentas de conducir nuestra sociedad. Mucho de lo anterior está pasando a nivel global, pero no pierdo las esperanzas que en el 2019 escojamos otro camino.Leer en Diario Clever