La Haya y La Araucanía

Consuelo Figueroa, La Tercera

SEÑOR DIRECTOR
Las noticias muchas veces sorprenden por su novedad, pero otras tantas por su obstinada persistencia. A pocos días de que el gobierno lanzara su Plan Impulso Araucanía, dirigido -como este mismo declara- a traer paz a la zona, la Corte Internacional de Justicia de La Haya daba a conocer su fallo respecto de la demanda presentada por Bolivia para negociar con Chile una posible salida soberana al mar.
Ambas regiones -norte y sur- fueron incorporadas a la jurisdicción del Estado chileno en el mismo período histórico, a partir de un proceso de expansión que movilizó intereses económicos, políticos y militares similares. En muchos de los relatos históricos, así como en la opinión pública general, tanto la Guerra del Pacífico como la ocupación de La Araucanía se piensan como asuntos acabados.Incluso, hoy se siguen utilizando esos mismos relatos como argumentos ciertos e indiscutibles para contrarrestar demandas provenientes de otros pueblos y naciones.
Más allá del resultado del fallo ya dictado en La Haya y de las inciertas consecuencias del Plan Impulso Araucanía, la reemergencia periódica de noticias como éstas, no hace sino recordarnos que ni la historia, ni el territorio, ni la nación son ámbitos fijos ni estáticos. Por el contrario, su riqueza radica, justamente, en sus múltiples, cambiantes e incluso contradictorias posibilidades.

Leer en La Tercera