Financiamiento de las FF.AA

Claudio Fuentes, El Mercurio

Señor Director:

El subsecretario de Fuerzas Armadas, Juan Francisco Galli (3 de noviembre), justifica mantener los pisos mínimos para las Fuerzas Armadas, pues ellos garantizarían la protección del territorio (razón estratégica), y por los controles democráticos que se establecerían con la nueva ley (razón política).

En efecto, el proyecto de ley del Gobierno propone dos pisos: uno para gastos operativos vigentes desde 1989 más IPC, y que se mantendría tal cual, y un segundo piso para compras de armas, que sería el promedio de lo adquirido entre 2010-2017. Es decir, estratégicamente se estarían definiendo ciertos mínimos respecto de 10 a 30 años atrás, y no respecto de escenarios estratégicos presentes o futuros. Los pisos del gasto militar chileno constituyen una excepción en el marco del presupuesto nacional y a nivel internacional no se conoce otra democracia en el mundo que fije sus gastos militares de ese modo: mirando hacia el pasado.

Pero, además, la existencia de pisos mínimos en el sector de Defensa refleja una profunda desconfianza militar en la capacidad de las autoridades civiles de determinar los montos para financiar a la Defensa. El control civil democrático se da no solo en virtud de la capacidad de las autoridades para definir cómo se está gastando, sino que además respecto de cuánto debiese gastarse.

Leer en El Mercurio