El mal momento de Tohá y la tentación del clásico “Piñera-Lagos” en la disputa por Santiago

Mauricio Morales, El Mostrador

El ex Presidente, tal como se esperaba, respaldó a su preferida frente a los cuestionamientos que han surgido por el financiamiento del PPD de parte de SQM, cuando ella era la timonel del partido. El espaldarazo es una apuesta arriesgada, según el analista Mauricio Morales. Mientras, el “piñerismo” ve en la disputa por Santiago la opción de un tiempo extra en lo que se ha denominado “el clásico” Piñera-Lagos. La elección por el sillón municipal capitalino ya ha operado antes como predictor de lo que pasa en las presidenciales un año después.

Era la señal que nadie dudaba que iba a llegar. Este lunes el ex Presidente Ricardo Lagos entregó su respaldo a la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá. La situación no había pasado antes porque recién este domingo el ex Mandatario llegó a Chile luego de un viaje familiar en Europa. Apenas arribó al país, el ex jefe de Estado ratificó su rúbrica en una carta, firmada por unas 60 personalidades ligadas a la Nueva Mayoría, donde se apoya a la jefa cpmunal frente a los cuestionamientos que han surgido en su contra, por los antecedentes que vinculan al PPD con dineros de SQM mientras ella se desempeñó como presidenta del partido entre 2011 y 2012.

El espaldarazo de Lagos a su “hija política”, “su regalona” –como dicen en el PPD–, llega cuando en el partido de calle Santo Domingo se han alineado detrás de la ex vocera de Gobierno. Algunos apuntan a una cuestión práctica, ya que “no hay un mejor candidato” para los próximos comicios municipales; otros, a una estratégica, debido a que los sectores internos del partido no pueden quitarle el piso, “porque todos están metidos” en el financiamiento irregular de la política, dicen. Lo cierto, en todo caso, es que el punto marcado por el ex Presidente era “esperable”.

“Lagos salió a respaldar a Pepe Auth cuando este renunció al partido y ratificó la tesis del clientelismo interno, antes incluso apoyó a (Rodrigo) Peñailillo, no podría no entregar su respaldo a Tohá”, manifestó un alto personero del PPD, ratificando, de paso, la cercanía política del ex Mandatario con la ex subsecretaria general de Gobierno de su administración, y no descartando que lleguen otras forma de “auxilio” a la dirigenta.

En una entrevista realizada en la revista Cosas en 2008, poco después de que Lagos desistiera de ser carta presidencial de la Concertación, a la dirigenta se le preguntaba acerca de que “siempre has sido vista como la niña de Lagos, como una suerte de heredera política. ¿Te sientes un poco así?”. A lo que ella respondió: “Un poco. Y cuando Lagos me dijo que no iba a ser candidato, debo reconocer que sentí como un vacío… Es que, por angas o por mangas, para nuestra generación, Lagos siempre ha sido un faro. Y, claro, cuando él definitivamente dice que no va a ser candidato, todos quedamos como mirando la brújula”.

Sin embargo, en la práctica, esta misma cercanía y la situación por la que atraviesa hoy Tohá puede transformarse en un importante obstáculo, hasta hace poco impensado, para las aspiraciones del ex jefe de Estado por retornar a La Moneda. La disputa por la comuna de Santiago siempre ha sido vista como emblemática y ha marcado, en parte, el devenir del escenario político. Esta vez lo podría ser aún más.

La pugna por la alcaldía pudiera transformarse en paradigmática, puesto que a Sebastián Piñera y los suyos se les abrió el apetito por el municipio tras los episodios que han afectado a la actual jefa comunal. Y aunque Chile Vamos tiene hoy dos precandidatos –los concejales Felipe Alessandri (RN) y Carolina Lavín (UDI)– que según se ha informado serán medidos en encuestas, la idea de instalar en la competencia a una figura de carácter nacional se tomó el sector.

Dentro de las opciones del “piñerismo” ha surgido la carta de la también ex vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, quien no ha descartado públicamente la posibilidad. También se ha sondeado la alternativa del ex candidato presidencial y actual generalísimo de la campaña municipal de la UDI, Joaquín Lavín, e incluso, la de la ex ministra de Educación y Sernam de la anterior administración, Carolina Schmidt, quien regresó hace algunos meses a Chile luego de un período sabático en España.

Mas allá del balcón…

Corría el año 2012 y previo a las elecciones municipales se instaló en el entonces oficialismo la polémica sobre quién sería la figura presidenciable –Andrés Allamand o Laurence Golborne– que aparecería en el balcón de la Municipalidad de Santiago junto a Pablo Zalaquett tras el casi seguro triunfo en las elecciones municipales . “No hay ninguna encuesta de las cinco realizadas en el mes de octubre que no me den por ganador”, decía entonces el jefe comunal. La historia dio muchos vuelcos y su final es conocido. Fue Carolina Tohá quien se quedó con el sillón municipal y, de paso, para muchos se marcó un punto de inflexión sobre lo que ocurriría un año más tarde en las elecciones presidenciales: el triunfo de Michelle Bachelet.

Tras el “balconazo”, hubo una fuerte autocrítica en la Alianza. De hecho, el ex ministro Andrés Chadwick, por muchos apuntado como el principal instigador de la polémica, decía en esa época que “sin duda que lo más doloroso es Santiago. Es la capital del país, se había podido recuperar hace 4 años con el alcalde Zalaquett, esperábamos y teníamos la expectativa de mantenerlo”.

Por el mismo dato puesto sobre la mesa por Chadwick es que no se puede hablar de una simple coincidencia con lo ocurrido en las municipales y posteriores presidenciales de esa época.

Mauricio Morales, del Observatorio Político Electoral UDP, instala otro antecedente sobre la mesa: “Lo que debe haber pensado el ex Presidente Ricardo Lagos antes de apoyar directamente a Carolina Tohá, era que si uno mira los gastos declarados de campaña, la alcaldesa el año 2005, cuando fue candidata a diputada, solo el 5% de todo el gasto que reportó correspondía a gastos reservados y cuando fue electa como alcaldesa el año 2012, el 85% de sus gastos correspondía a aportes reservados”.

Efectivamente en las elecciones municipales de 2008, la derecha había logrado confirmar  el triunfo en la principal comuna capitalina frente a la Concertación, que estaba en manos del entonces democratacristiano Jaime Ravinet. Zalaquett consiguió el sillón municipal, y todos hablaron del simbolismo de aquella elección y casi un año después su sector se quedó con el triunfo en los comicios por la Presidencia del país con Sebastián Piñera.

“Michelle Bachelet encontró una victoria en las municipales de 2012 y Carolina Tohá fue el rostro emblemático. Entonces, ahora los problemas que tiene Carolina Tohá por su rol como presidenta del PPD, en el caso de financiamiento irregular, y los problemas de gestión como alcaldesa, son los que ponen a Santiago en disputa, como una carrera abierta y esto puede que anticipe o insinúe, al menos, lo que pueda ocurrir en la presidencial del año siguiente”, explicó el analista UDI y académico de la Universidad del Desarrollo, Gonzalo Müller.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con la relevancia que puede tener la contienda municipal por Santiago. Para el ex ministro PPD Francisco Vidal, no hay necesariamente una relación proporcional con el resultado presidencial

“No se puede proyectar una elección presidencial a partir del resultado comunal, Santiago es muy curioso porque tiene una enorme población flotante, pero su historia electoral siempre ha sido casi de empate entre la centroizquierda y la centroderecha. Se puede dar una disputa a nivel de símbolo, pero tú no puedes traspasar el resultado de Santiago a Chile”, explicó a El Mostradorel ex secretario de Estado.

No obstante, el propio Vidal explica que una disputa de ideas en medio de las sombras entre Lagos y Piñera se podría dar si “es que Carolina Tohá es la candidata por una parte y, en el mejor de los casos, sea Cecilia Pérez por la otra. Dos ex ministras, dos ex voceras, entonces se podría dar parte de eso”.

Para  Müller, “es obvio que todos los chilenos, si es que se produjera un enfrentamiento entre Carolina Tohá y Cecilia Pérez, lo van a leer en código presidencial y eso es un hecho. Es decir, una victoria de la oposición se va a leer como un triunfo de Sebastián Piñera, y un victoria del oficialismo, en este caso por la cercanía de Carolina Tohá con Ricardo Lagos, como un fortalecimiento a lo que se considera este renacer del ‘laguismo’ dentro de la Nueva Mayoría”, explicó.

En todo caso, la apuesta de Cecilia Pérez por parte de Piñera es arriesgada, porque no tiene ningún tipo de trabajo comunal y los plazos son cortos. “No solo lo mediático logra votos”, señala un dirigente. Aunque otros apuestan por que el ex Presidente pudiera corregir las deficiencias participando activamente con ella en campaña y, si entiende que esto es parte del “clásico” contra Lagos –como él mismo lo ha descrito–, lograr una gran victoria que diera un golpe de gracia anticipado para los comicios de 2017. “De lo contrario Pérez, puede hacer el ridículo”, apunta un analista.

¿El error de Lagos?

En todo caso, hay quienes aseguran que el apoyo casi “obligado” que Ricardo Lagos entregó a Carolina Tohá por la relación de años entre ambos, es un error que le puede costar caro en las futuras elecciones. Sobre todo, en un escenario en que cualquier vinculación o asociación con alguien que recibió aportes irregulares de empresas es fuertemente cuestionada por la ciudadanía.

Así por lo menos lo señala el analista ligado a la DC y director del Observatorio Político Electoral UDP, Mauricio Morales, quien además instala otro antecedente sobre la mesa: “Lo que debe haber pensado el ex Presidente Ricardo Lagos antes de apoyar directamente a Carolina Tohá, era que si uno mira los gastos declarados de campaña, la alcaldesa el año 2005, cuando fue candidata a diputada, solo el 5% de todo el gasto que reportó correspondía a gastos reservados y cuando fue electa como alcaldesa el año 2012, el 85% de sus gastos correspondía a aportes reservados”.

“Lo otro que debería haber considerado Lagos, al momento de apoyar a Carolina Tohá, es todo el problema que existe entre el PPD y SQM y creo que la jugada de Lagos no es la correcta, sin perjuicio de que Carolina Tohá sea su hija política. Los hijos se defienden cuando hacen bien las cosas, no necesariamente cuando las hacen mal”, añadió el académico.

No obstante, para Müller, lo de Lagos y su respaldo a la actual alcaldesa de Santiago no forma parte de ninguna estrategia o decisión sino más bien era lo que la lógica política indicaba. “Sería una estrategia si entre distintas alternativas escogiera esta, yo no creo que el ex Presidente Lagos, al igual que el PPD y al igual que el oficialismo, puedan prescindir de Carolina Tohá como candidata a alcaldesa y lo hacen asumiendo los costos que eso significa. Abrir un reemplazo abriría la puerta a perder una de las elecciones municipales emblemáticas. Muchas veces en política, más que jugar las cartas que uno quiere jugar, tiene que aprender a jugar con las cartas que tiene, con las que puede jugar”.

Otro dato no menor es la posible competencia que pueda encontrar Tohá con el movimiento, y futuro partido político, Revolución Democrática, que lidera el diputado Giorgio Jackson y que, en una eventual disputa por la candidatura municipal, pudiera dejar en evidencia otros cuestionamientos a ambas figuras del PPD.

Entre otros factores, la participación ciudadana en las elecciones de octubre son un dato relevante a considerar. Sin embargo, tanto en el oficialismo como en la oposición están expectantes con lo que pueda ocurrir en la comuna más importante del país y donde se juega más que solo encabezar un municipio.

Ver artículo aquí