Cristián Castro, director del Magíster en Historia de América Latina, se adjudica proyecto Fondart

Cristián CastroEl 2014 la Universidad Diego Portales adquirió los archivos de La Nación. Esta colección corresponde a volúmenes empastados del diario desde su primer número publicado en el año 1917, hasta el último número editado en papel, en el 2010.

En este contexto, la Escuela de Historia UDP, ha realizado diversos proyectos de investigación. Cristián Castro, director del Magíster en Historia de América Latina, relata acerca del proyecto Fondart del cual es investigador responsable.

¿En qué consiste el proyecto?

Este fondo de cultura lo que busca es relevar los 100 años de La Nación. Producto de que la UDP compró los archivos de La Nación el 2014, este proyecto viene en cierta forma a cerrar una inquietud que tiene la Escuela de Historia, desde el año pasado, donde se creó un semilla, proyecto interno, para explorar los archivos, y se está terminando de hacer ahora, en diciembre/enero. El Fondart lo que hace, es la segunda etapa de este proyecto. La encabezo como editor general de los cuatro tomos, pero hay un grupo de profesores de la Escuela, que lo que van a hacer básicamente es desarrollar su perspectiva historiográfica y aplicarla a un análisis de La Nación en sus 100 años, bajo una mirada crítica. Tenemos una mirada desde género, otra de la historia cultural, desde el poder y los pueblos originarios, etc. Son cuatro profesores, Claudio Barrientos, Hillary Hiner, Santiago Aránguiz y Marcelo Mardones.

¿Cuál es el papel de cada académico?

¿Cuáles son los objetivos del proyecto?

Este proyecto tiene como principal objetivo, el tratar de cristalizar una mirada historiográfica de la Escuela, en donde coexisten distintas miradas relativamente novedosas de la historiografía reciente y que, a partir de un archivo en común, va a buscar analizar esta fuente primaria a través del prisma de la Escuela.

¿Cómo se realizará la metodología de trabajo?

Trabajamos en términos de los distintos tomos y se coedita con los encargados. Cada uno de ellos va a tener un grupo de personas a cargo de las secciones de cada volumen, entonces, por ejemplo, Hillary Hiner ya conversó y lo tenemos planteado en el proyecto, con un par de colegas para empezar a ordenar qué se va a discutir y cómo se va a presentar esa discusión. La idea de cada volumen es tratar de hacer dos cosas: presentar la fuente y una crítica historiográfica de esa fuente. Es bastante ambicioso el proyecto y va a involucrar el trabajo no solo de los coeditores y del editor general, sino que también de un grupo asociado a cada volumen.

¿Qué aporte entregará al medio?

Lo que queremos hacer nosotros es un estudio sistemático de la prensa oficial, en esta caso La Nación, pero entendiendo que es un diario que no nació siempre así, que tuvo una primera etapa más de pensamiento político liberal, cuando es fundado por Eliodoro Yáñez, y después con Ibáñez del Campo, va a ser cooptado desde el Estado. Queremos contar esa historia desde distintas miradas, contar los 100 años de La Nación. También buscamos abrir en un futuro las fuentes para la comunidad académica en general, no solo los profesores UDP.