Competir sin partidos

Mauricio Morales, La Tercera

Con la renuncia de Kast a la UDI ya son cuatro los diputados que han renunciado a sus partidos el último mes. Según analistas, son diversos los factores que influyen en que parlamentarios opten por dejar sus colectividades y, con ello, competir como independientes.

La renuncia del diputado José Antonio Kast a la UDI se suma a otras dimisiones de parlamentarios a partidos tanto de oposición como de oficialismo. Durante este mismo mes, además del legislador y ex secretario general del gremialismo, la DC vio cómo René Saffirio abandonaba las filas de la colectividad, mientras que desde RN se marginaba Germán Verdugo.

Asimismo, el PPD enfrentó la salida de Pepe Auth, uno de los fundadores y experto electoral de esa colectividad. Esta renuncia vino acompañada de fuertes críticas al rumbo de ese partido y, sobre todo, a la toma de decisiones internas, cuyo principal foco de críticas fue el senador Guido Girardi, a quien calificó como el “controlador principal” de la tienda.

Si bien Kast, al igual que Auth, fundamentó su renuncia, entre otras cosas, con un cuestionamiento a los “controladores” de la UDI, aludiendo a los denominados “coroneles”, detrás de estas y otras dimisiones a los partidos existe otro factor preponderante.

Según algunos analistas políticos, la eliminación del sistema electoral binominal -el que regía los comicios parlamentarios- y el paso a uno proporcional favorece la posición de legisladores independientes, dándoles mayores posibilidades de resultar electos bajo el nuevo esquema proporcional que se aprobó.

El decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán, dice que “tienes un sistema electoral nuevo que, de alguna manera, provee márgenes mucho más bajos para poder salir elegidos”, y explica que “a pesar de que hay distritos que se aglomeraron, en esos distritos hoy día hay más cargos de los que originalmente tenían, por lo que necesitas menos votos para ser elegido”.

Además, a su juicio, existe un segundo elemento a considerar: “El sistema mantuvo la posibilidad de los pactos y subpactos, lo que hace que finalmente el individuo que se va (de un partido) sigue siendo funcional al pacto”.

Con esto último, el analista apunta a que las renuncias producidas en las últimas semanas no han ido aparejadas de un quiebre con las coaliciones respectivas. Así lo remarcó, por ejemplo, Auth, al aclarar que permanecerá colaborando con el gobierno de Michelle Bachelet.

“No es lo mismo que ocurría cuando Alejandro Navarro toma la decisión hace años atrás y dice ‘me voy de la Concertación y me voy del PS’. ¿Por qué? Ahí viene la tercera causa: porque también hoy el pacto, la coalición, y por cierto los partidos, son mucho más débiles. Entonces, no pueden actuar unitariamente, como sucedía antes, que si alguien se iba de la DC, tenía que irse de la coalición”, asegura Guzmán.

El propio Auth -uno de los ideólogos de la reforma que cambió el sistema binominal- dice que “antes, salirse del partido era la diferencia entre vivir o morir en política, porque lo más difícil era conseguir el cupo del partido, y luego la negociación del bloque”. Así, señala que “hoy la facilidad no es sólo para constituir partidos, sino que competir con alguna opción por supuesto que se multiplica”. Y agrega que “tiene que ver básicamente con que el binominal era una especie de camisa de fuerza que retenía a muchos por obligación dentro de un matrimonio”.

“El fin del binominal va a producir necesariamente una restructuración del sistema político chileno, y eso es lo que produce hoy un movimiento hacia la dispersión. Pero yo tengo la hipótesis de que ese movimiento va a ser hacia la concentración de grandes corrientes convertidas en partidos democráticos profesionalizados (…), que representen a grandes corrientes de la sociedad chilena”, añade.

Sin embargo, Auth también sostiene que “estas renuncias tienen orígenes y resultados distintos, pero tienen en común una crisis de representación: los partidos políticos, tal cual están desarrollándose hoy, no representan efectivamente a sus electores”.

El diputado Saffirio, no obstante, dice que las renuncias a las colectividades producidas durante este mes tienen motivos completamente distintos. Plantea que “esa percepción de Pepe Auth tiene que ver con su condición de experto electoral”. Y señala que su salida de la DC no se debe a esos factores.

El analista político Kenneth Bunker, por su parte, dice que este escenario podría desencadenar más renuncias en los próximos meses. “Militantes que han tratado de levantar candidaturas, pero que han sido ignorados, tienen grandes incentivos para renunciar, porque con el nuevo sistema electoral pueden crear partidos políticos nuevos con mayor facilidad e ir a la elección presidencial acompañados de pequeñas listas parlamentarias”.

A su juicio, “el objetivo original de la reforma era darle mayor proporcionalidad al sistema electoral, es decir, que más ideas políticas tuvieran la posibilidad de ser representados en la esfera pública”. Así, sostiene que “a medida que aumenta el número de escaños disponibles en cada unidad electoral, baja el porcentaje de votos necesarios para ser elegido, y esto naturalmente implica una fragmentación en el sistema electoral”.

Sin embargo, algunos analistas como el cientista político de la UDP Mauricio Morales agregan matices. Por ejemplo, la incertidumbre que se abre sobre si los votantes de la UDI acompañarán o no a Kast. “En el nuevo distrito de Kast, implicaría conseguir alrededor de 30 mil votos (para resultar electo). Él apenas superó los 24 mil. Veremos si esos votantes lo siguen o si se quedan con los candidatos que presente la UDI”.

Para algunos expertos electorales, lo que se vive con movimientos como Revolución Democrática o Evópoli es, también, producto de esta situación. “La reforma al sistema electoral da incentivos para que caudillos abandonen sus partidos. Si un caudillo no obtiene el beneplácito de los líderes para perseguir una carrera más ambiciosa, pero tiene una serie de militantes dispuestos a seguirlo, puede fácilmente abandonar el partido para buscar una opción por fuera. Con el binominal, Giorgio Jackson y Felipe Kast estaban obligados a caer dentro de la Alianza o la Nueva Mayoría. Hoy tienen suficientes garantías de que pueden obtener al menos un diputado o senador si compiten por fuera las grandes coaliciones”, dice Bunker.

Ver artículo aquí