Claves de una noche de dimes y diretes bajo la lupa de los expertos

Diario Financiero, Claudio Fuentes

Desde el mundo de las universidades hubo ayer un foco puesto en el primer debate que reunió a los candidatos que competirán por el sillón presidencial en las elecciones del próximo 19 de noviembre. Tres académicos siguieron el evento televisivo y sacaron al pizarrón el desempeño de los aspirantes a suceder a Michelle Bachelet. Las interpelaciones no faltaron ni tampoco las alusiones a los temas más contingentes, como la huelga de los comuneros mapuches o los últimos acontecimientos sobre las platas políticas que alcanzaron al expresidente Sebastián Piñera. De hecho, los temas espinudos fueron abordados por los periodistas desde el primer momento del debate.

1 ¿Qué le pareció la puesta en escena del debate, incluido formato, preguntas de los entrevistadores, tiempo para responder, interpelaciones, momentos de mayor tensión?

2 ¿Quién ganó y quién perdió?, ¿quién lo hizo mejor y peor?

3 A su juicio ¿cuál (o cuáles) fue la propuesta más novedosa, de quién y porqué?

4 ¿Cree usted que tras este debate se verá algún impacto (efecto) en las encuestas que miden las preferencias presidenciales?

Mauricio morales, Universidad de Talca: “Piñera representó el orden y los otros el desorden”

1 Si bien MEO fue el interpelador principal, incluso más que los periodistas, hizo la pega que los periodistas no quisieron hacer, nadie lo interpeló por la sencilla razón de que MEO es el candidato más peligro de este debate y de esta elección porque es el más hábil de todos y uno de los mejor preparados.

2 El ganador fue Piñera. Se salió con la suya mostrando de cierta manera que él representa el orden y que los otros candidatos representan el desorden Las interpelaciones fueron menores. Guillier no lo encaró nunca. Tampoco recibió fuego cruzado desde los candidatos de extrema izquierda. Kast lo dejó jugar tranquilo y lo empujó hacia el centro.También le favoreció a Piñera la presencia de Kast, quien hoy está cargando con toda la mochila de la dictadura, y eso se dejó ver en el debate mostrándolo como el candidato defensor de la dictadura y reivindicando ese régimen, jugándole a favor a Piñera y mostrándolo automáticamente como un candidato más de centro.Goic fue bien hilada, yo creo que es una candidatura que ha progresado harto, se ha preparado mejor y aprovecha una situación que quizás pasó colada que fue la siguiente: MEO señala que algunos de los que estaban ahí en el debate como congresistas estaban recibiendo sueldo, ella dice que vive de la dieta parlamentaria porque no tiene boletas en ninguna parte y con eso le devuelve a MEO ese ataque.

3Respecto a propuestas, creo que lo más destacable fue la postura de Carolina Goic frente a la concesión hospitalaria. También estuvo interesante el debate sobre la descentralización. Ahí marcaron la diferencia Goic y Guillier.

4 Sánchez me parece que fue el punto más bajo del debate, parecía más una columnista que una candidata, estuvo repleta se slogans y de lugares comunes. Guillier se mostró muy agotado y muy cansado, daba la impresión de que quería salir rápido de ese lugar, desaprovecha la oportunidad de responderle a Kast, eso fue quizás lo más llamativo porque lo que le estaba señalando Kast, era para que Guillier se diera un verdadero paseo, y sin embargo decidió desperdiciar esos treinta segundos, esto es como que a un jugador se le encargue tirar un penal, y que no lo quiera tirar, por lo tanto eso me parece que fue un error importante.

Germán Silva, Académico U. MAyor “Destacó el consenso, pero se profundizó poco”

1 Utilizar el salón del Congreso le dio excesiva solemnidad, en ese lugar estamos acostumbrados a ceremonias formales y al mismo tiempo intentó asemejarse mucho a los debates americanos, pero con la diferencia que se veía un abismo con el público. Fue muy extraño verlos hablarse entre ellos manteniendo la mirada al frente. No era un formato cómodo.A diferencia del debate de las primarias de Chile Vamos, los tiempos de interpelación estuvieron bien conducidos por Iván Valenzuela y fueron de un tono menos agresivo. Sin duda, la mayor tensión la provocó José Antonio Kast. Se refirió muchas veces a los “otros seis” de manera algo agresiva, llegando incluso en un momento a obligar a Piñera a responderle. Hubo momentos de mucha tensión, especialmente respecto de cómo abordar el conflicto en La Araucanía y el caso quemados

2 El único que no tenía nada que ganar era Piñera, el estar en un espacio horizontal con los otros candidatos hizo que no se notara la diferencia que tiene en las encuestas, por lo mismo estuvo correcto, muy controlado, pero no mostró novedades.Sin duda, Kast aprovechó bien este espacio, fue duro, pero se le vio muy seguro y es probable que haya dejado dudando a muchas personas cercanas a la UDI. Guillier reapareció con el estilo que le conocíamos como comunicador, se le vio más claro y preciso e incluso más entusiasmado que en las últimas semanas. ME-O haciéndolo suyo: responder lo que él quiere independiente de las preguntas. Goic pareja y algo insegura. Sánchez uso bastante más el humor ”“fue buena su salida cuando indicó a MEO para señalar que había votado por él- y se encargó de reforzar a su voto duro. Navarro fue el más débil, el tema de Venezuela lo dejó muy encasillado y Artes parecía estar en un debate universitario de los ’70.

3 La verdad hubo pocas propuestas, pero llamó la atención los temas de consenso, pese a que se profundizó poco, como descentralización, mayor participación y combate a la corrupción. El tema del desarrollo portuario y los impuestos regionales fueron interesantes.

4 Quienes ven los debates están dentro del 45% que votará, son ciudadanos que tienen más o menos claro su voto. En el caso de la derecha, Piñera entregó señales más hacia el centro y trató de diferenciarse del elector más duro de Kast. Creo que el diputado puede subir en las encuestas en ese grupo. En el caso de la centro izquierda, habrá apoyos cruzados en segunda vuelta.

Claudio Fuentes, académico de la UDP: “MEO fue a interpelar a Piñera logrando un objetivo mediático”

1 Se trató de un debate con preguntas esperables, sin muchas sorpresas. Al comienzo, ante la ausencia de interpelaciones, adquirió un ritmo muy lento y poco ágil. La estructura de preguntas-respuestas no ayudó a conocer las diferencias entre las candidaturas en temas cruciales. La interpelación de Marco Enríquez-Ominami al expresidente Piñera en la primera parte fue un buen momento al provocar una incomodidad por los cómplices pasivos.También lo fue la muestra de Beatriz Sánchez de la inconsistencia del gobierno actual en relación a la promesa de no aplicar la ley antiterrorista.

2 Marco Enríquez-Ominami apareció como alguien que dominaba los temas asertivamente y utiliza interpelaciones en forma inteligente.Fue a interpelar a Piñera y lo hizo reiteradamente, logrando un objetivo mediático que será comentado. Ni ganadores ni perdedores: Guillier y Goic aparecieron con algunos temas programáticos, y en posiciones moderadas.¿Los perdedores? Aunque Sebastián Piñera no cometió errores y no cayó en situaciones que lo perjudicaran, no logró resaltar del resto de los candidatos.José Antonio Kast apareció como un candidato ubicado en la extrema derecha y muy agresivo. Artés y Navarro mantuvieron un discurso clásico de izquierda sin mucha novedad y bastantes slogan. Beatriz Sánchez no aprovechó el espacio para resaltar algunas propuestas específicas. Su propuesta de cambio de paradigma del desarrollo no tiene una expresión en una propuesta concreta que llame la atención

.3 No escuché propuestas específicas que fuesen novedosas. No hubo mucho tiempo para el desarrollar propuestas innovadoras y ningún candidato (a) marcó una propuesta que quedase en el recuerdo de los televidentes.

4 Un debate de este tipo no creo que tenga mucho efecto en las encuestas. Estos debates tienden a reafirmar las posturas y preferencias de cada potencial espectador.El académico de la Universidad Diego Portales había anticipado el miércoles la dinámica del debate que se dio anoche, advirtiendo que estas instancias más bien refuerzan las preferencias. “Es decir, veo lo que quiero ver, por lo tanto, tienen un efecto de reforzamiento de una decisión que ya está tomada y muy poco impacto en cambiar las preferencias de alguien, y en hacer que indecisos vayan a optar por alguien”, explicó.

Leer nota en Diario Financiero