Por qué estudiar Ciencia Política en UDP

acre_ciencia

En la Universidad Diego Portales encontrarás profesores y profesoras que utilizan diversos enfoques teóricos, pero que además utilizan metodologías o instrumentos de análisis sólidos. La carrera te formará en cuatro líneas centrales: relaciones internacionales, política comparada, método, y teoría política. A ello se suman cursos de política pública y economía política.  La UDP te ofrece una formación diversa y con académicos de alta calidad. Nuestra escuela fue la primera de las Escuelas de Ciencia Política del país en acreditarse, y lo hizo por 7 años (2012-2018).

La escuela de Ciencia Política de la UDP se estableció en el año 2002. La disciplina surgió para responder preguntas que dicen relación fundamentalmente con el poder: ¿Cómo se toman las decisiones en un país? ¿Por qué las democracias se interrumpen? ¿Por qué los países entran en conflictos? ¿Por qué las naciones cooperan? ¿Por qué la gente asiste a votar? ¿Cómo se establecen políticas públicas y por qué esas políticas varían a través del tiempo?

La profesión de la ciencia política ha ganado reconocimiento en la medida en que se especializa en cuestiones asociadas a la investigación y análisis de contextos político-sociales, la adquisición de herramientas que permiten sistematizar y comprender la realidad, y el desarrollo de marcos teóricos que permiten dar sentido a los problemas sociales y políticos. En un mundo cada vez más complejo, donde la política y la sociedad interactúan constantemente, un cientista político puede hacer importantes aportes.

Muchos de nuestros profesores y profesoras no solo realizan investigaciones que les motivan personalmente, sino que además participan activamente de debates públicos asociados al mejoramiento de instituciones democráticas, las políticas públicas, las relaciones internacionales y la comprensión de procesos políticos complejos.

Desde el punto de vista de la profesión, y como lo señala el profesor Navia, “los cientistas políticos tenemos herramientas que nos permiten acceder en forma flexible y efectiva a una variada gama de actividades, tales como la enseñanza, consultorías, análisis estratégico, puestos burocráticos de gobierno y la actividad política en sí misma”.