Camila García, egresada de la Escuela de Ciencia Política UDP, fue integrada al Comité Ejecutivo de FIFPro

Camila_GarciaCamila García, egresada de la Escuela de Ciencia Política UDP, fue integrada en diciembre al Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales, organización mundial que representa a más de 60.000 futbolistas profesionales agrupados en 60 sindicatos de los 5 continentes. Actualmente se desempeña en la dirección de Planificación Estratégica del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile.

– ¿Cómo llegaste a ser candidata para FIFPro?

Con un grupo de amigas nos parecía importante cambiar las normativas e instituciones que rigen el fútbol femenino en Chile. O, más bien crear normativa, porque lo existente es muy acotado y no permite un desarrollo serio del deporte. Para ello, creamos la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino (ANJUFF) la cual desde su inicio ha tenido un trabajo muy cercano con el Sindicato de Jugadores Profesionales (SIFUP). Por medio de ellos, empezamos a adherirnos a las actividades del sindicato mundial.

En ese contexto, se abrió la posibilidad de nominarme como candidata al Board. Por supuesto, no fue fácil porque competía con tremendas candidatas, pero creo que fue un reconocimiento al trabajo y visión que estamos empujando desde Chile.

– ¿Qué labores realizarás en este rol?

Como comité ejecutivo debemos, en general, supervisar el funcionamiento de toda la organización desde la entrada de nuevos miembros, las relaciones con otros actores claves del fútbol mundial, a la revisión de los lineamientos estratégicos, entre otros.

Recientemente, FIFPro firmó un acuerdo cooperación con FIFA por seis años para fortalecer las relaciones entre ambos organismos y mejorar la gobernanza del fútbol mundial. Por ende, gran parte de nuestros esfuerzos en los próximos años se irán a este objetivo.

– ¿Cuál esperas que sea tu aporte en este cargo?

Traer la organización más cerca de la realidad latinoamericana y, sin duda, potenciar el trabajo por el fútbol femenino. Si tenemos ligas completas con jugadores masculinos en situaciones de vulnerabilidad respecto a sus derechos laborales, imagínate la realidad que vive la mayor parte de mujeres que juegan entre alto rendimiento y profesional.

– ¿Qué nexo se puede realizar entre tu carrera, Ciencia Política y el fútbol? 

De no haber estudiado ciencia política, difícilmente podría estar ocupando este cargo hoy. Me ayudo a tener una mirada distinta respecto a cómo funcionan las instituciones y qué preguntas hacer si queremos que las cosas cambien. Además, el fútbol tiene mucho de política. En Chile y América Latina este deporte ha estado históricamente ligado al poder, de ahí me parece que el ingreso de mujeres a espacios de toma de decisión en el fútbol sigue siendo extremadamente complejo. Eso tiene que cambiar.

– ¿Cuál es el sello de los egresados de Ciencia Política que les permite desenvolverse en el mundo laboral?

Creo que tienen un pensamiento crítico que los diferencia. La escuela no sólo entrega herramientas metodológicas claves, sino también nos empuja a ser profesionales curiosos e inquietos. Son profesionales más conscientes respecto a la historia, les gusta impulsar cambios desde el área de trabajo que opten y veo un compromiso extraordinario respecto a los desafíos que proponen. Lo más relevante es que la escuela les da las bases para hacerse las preguntas adecuadas si quieren generar cambios.