Cálculos parlamentarios: cómo los partidos enfrentarán la carrera al Congreso

Mauricio Morales, Pulso

Tanto en la Nueva Mayoría como en Chile Vamos coinciden en que el mejor escenario es que cada bloque lleve una lista única para la próxima elección parlamentaria. Sin embargo, el factor presidencial y un nuevo sistema proporcional marcan las dudas sobre cuál será el resultado final. Más que mal en esos números también se juega la proyección de ambas coaliciones.

Después de las municipales el siguiente desafío de los partidos políticos es volver a sentarse con los compañeros de coalición para negociar las listas con miras al próximo Congreso.

Para 2017, la discusión de la planilla parlamentaria se vislumbra más acontecida que el escenario 2013, no sólo porque a un año de los comicios la situación presidencial está más “líquida”, sino también por el incierto resultado que arrojará el debut del sistema proporcional.

La primera elección sin binominal tiene como reto inicial, tanto para la Nueva Mayoría como para Chile Vamos, resolver si se presentarán en una lista o en más. Los fac tores para tomar la decisión incluyen el aumento de los cupos en ambas  Cámaras, el cambio en la distribución de distritos y la ley de cuotas de género que obliga a tener al menos un 40% de mujeres candidatas.

A eso suma la proyección de una carrera hacia La Moneda que muchos dicen está abierta por el amplio número de indecisos y, más aún, por el fantasma de la abstención que rondó en las municipales.  Así, aunque el ex Presidente Sebastián Piñera y el senador (IND – PR) Alejandro Guillier encabecen hoy las encuestas, los partidos ya están con calculadora en mano, pues es en el Congreso donde se miden las fuerzas.

Unidad y competividad

Con el nuevo sistema se eligen 155 diputados, 35 más que los actuales. En el caso del Senado, los cupos suben de 38 a 50, pero el próximo año sólo se renovará el elenco en las regiones impares, por lo que la nueva Cámara Alta se completará en  2021.

Desde Chile Vamos comentan que  la clave para repetir los buenos resultados de las municipales es tener una negociación que potencie una lista única. “Un acuerdo en la que cada partido defienda sus legítimos intereses, pero viendo por encima la unidad”, dice el secretario general de la UDI, Guillermo  Ramírez.

En el oficialismo coinciden en que electoralmente “la única manera de mantener la representación de la Nueva Mayoría” en el parlamento es con una planilla común.

“Lo adecuado es llevar una sola lista, pero a veces la condiciones políticas impiden lo razonable”, señala el miembro de la Directiva Nacional y experto electoral del PPD, René Jofré.

La idea de ir separados en dos planillas cada vez pierde más fuerza, aunque algunos sectores de la Democracia Cristiana consideren que listas separadas y candidato propio a primera vuelta sería la “mejor fórmula” para recuperar su voto duro.

“El escenario más favorable para la DC indudablemente es la lista única, dado que la DC es generalmente primera mayoría en el pacto y, por lo tanto, tiene mayor capacidad para cosechar más escaños con un porcentaje de votos que bordee el 13% o el 14%”, comenta el director del Observatorio Político Electoral de la UDP, Mauricio Morales.

Además, para los partidos como el PC, el MAS y la IC ir en dos nominas significa el “fin” del pacto oficialista.

“No hay ningún partido de la Nueva Mayoría  que esté en condiciones de tirar el mantel”, asegura el  integrante de la  comisión política del Partido Comunista, Juan Andrés Lagos.

Por eso, tras el resultado de las municipales varios personeros de la NM reconocen que la negoción parlamentaria será bajo una lupa “realista”, candidatos competitivos con posibilidades concretas de ser electos.  Por ejemplo, en la tienda comunista reconocen que el resultado de los comicios de octubre proyectado a la parlamentaria les dejó el escenario “cuesta arriba”.

Hoy la bancada PC tiene 6 diputados y la apuesta es subir al menos a 8 u 9 escaños. Para ello, dentro su elenco evalúan las posibles candidaturas de la presidenta del Colegio de Periodista, Javiera Olivares, el ex líder estudiantil Camilo Ballestero y la presidenta Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro.

Los radicales, pese a tener el apoyo del presidenciable más competitivo de la NM, sus números parlamentarios se parecen al PC. El exito para ellos sería elevar de 6 a 9 su presencia en la Cámara Baja y conseguir 2 puestos en el Senado.

En el Partido Socialista quieren ampliar la bancanda de diputados de 16 a 22 representantes y no descartan sumar a figuras como el abogado Fernando Atria, dependiendo de los resultados de las primarias internas presidenciales, y el actual secretario general del PS, Pablo Velozo. Mientras en la DC, el número mágico sería sumar 9 nuevos diputados y llegar a 29 parlamentarios. Sin embargo, la apuesta más ambiciosa está en la UDI. Los gremialistas  quieren mejorar su performace electoral y pasar de 29 a más de 40 diputados. “Los distritos más importante son donde la UDI tiene dos parlamentarios, porque tenemos el desafío fundamental de mantenerlos”, comenta Ramírez.

Carrera senatorial 

Para el Senado, la idea del PC es al menos conseguir un cupo. En cuánto a nombres, sin embargo, una de sus principales propuestas no resultó. La ministra de la Mujer, Claudia Pascual, se quedó en el gabinete de la Presidenta Michelle Bachelet, pese a la petición de la colectividad. Con esto, el elenco se redujo al actual diputado Lautaro Carmona que evalúa competir en la Región de Atacama, donde podría enfrentar a Yasna Provoste (DC), Felipe Ward (UDI) y a Rafael Prohens (RN), ex intendente del Gobierno de Sebastián Piñera.

En el caso del PPD, en la actualidad tienen 14 diputados, tras la renuncia Pepe Auth y de ellos, la mayoría va a la reeleción. Menos tres  que quieren competir por un cupo en el Senado. Uno de ellos, Marco Antonio Ñúñez se aventuraría en la Región de Valparaíso, donde los actuales senadores Ricardo Lagos Weber (PPD), Ignacio Walker (DC), Lily Pérez (Amplitud) y el pre candidato presidencial, Francisco Chahuán (RN) se repostularían. A eso se suma, la posibilidad que la timonel del PS, Isabel Allende se cambie de circunscripción de la III a la V Región y que el diputado (DC) Aldo Cornejo se sume a lista.

Mientras que en la Región del Maule, los diputados PPD Guillermo Ceroni y el hasta ahora pre candidato a La Moneda, Jorge Tarud, han mostrado su interés para competir por uno de los  5 escaños de la Cámara Alta.

La pelea en esta zona será de las más grandes, pues partidos como la DC se la jugarán por mantener dos senadores; el PS propondrá al ex vocero de Gobierno, Álvaro Elizalde,  y en la UDI competirá nuevamente el senador Juan Antonio Coloma.

Por su parte, elenco falangista en la Séptima Región estaría encabezado por Andrés Zaldívar y acompañado por algunos personeros de la DC como el ex ministro de Transporte, René Cortázar, la ex titular del Trabajo, Ximena Rincón, o por la ex parlamentaria Soledad Alvear.

Otra de las batallas se vivirán en La Araucanía, donde figuras como el ex intendente Francisco Huenchumilla, el diputado Fuad Chahín y el ex ministro Jorge Burgos podrían medirse por la DC. A eso se sumaría una nueva postulación de los actuales parlamentarios del PPD, Eugenio Tuma y Jaime Quintana.  Por parte de Chile Vamos, José García Ruminot (RN) y los diputados  Germán Becker (RN), Gustavo  Hasbún (UDI) y David Sandoval (UDI).

Más al sur, en  la Región de Aysén, Antonio Horvath irá a la relección, mientras el actual senador Patricio Walker tiene un difícil escenario tras la investigación por aportes económicos desde una empresa pesquera. Así, el cupo se volvió atractivo para los socialistas Camilo Escalona y el ex ministro Marcelo Díaz, el ex intendente radical Jorge Calderón y el ex diputado (PR) René Alinco .

Leer artículo en Pulso