Bachelet y la defensa de su legado

Cambio 21, Claudio Fuentes

Podría pensarse que lo de atacar a la Presidenta Bachelet es casi un acuerdo tácito en la derecha tanto política como económica. Pero quien lleva la delantera es el candidato presidencial Sebastián Piñera quien ha demostrado que en esta elección su rival es la actual mandataria. No le interesa polemizar con los otros candidatos ya que sistemáticamente está criticando el gobierno de Bachelet, tratando de demostrar que su gobierno fue mejor. En Enade la Presidenta respondió Y el mejor momento para defender su legado fue en Enade, el encuentro del mundo empresarial. En la ocasión, le respondió a Bernardo Larraín, presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) respecto del “frenesí legislativo” que criticó en varias oportunidades el dirigente empresarial.

“Yo no tengo ningún problema, puedo continuar pese a la crítica permanente de frenesí o hemorragia legislativa. Podemos enviar proyectos de ley de aquí a lo que terminemos el gobierno, Bernardo”, dijo la jefa de Estado durante el Encuentro de la Indsutria 2017 organizado por la Sofofa. La Mandataria aseguró que “no pierdo mi optimismo: Chile va en la línea correcta. No quiero decir la línea perfecta ni en línea recta, va en la dirección correcta del modo en que lo hace un país que se ha vuelto complejo, pujante y diverso, con tensiones, avances y correcciones, sin perder el norte”.

También aprovechó de responder a las acusaciones de “estar gobernando para la élite de la ONU”. Al respecto dijo: “Hay quienes piensan que vincular las políticas nacionales con la agenda internacional es un lujo o un capricho personal. Pensar de esa manera demuestra una perspectiva limitada y hasta pueril del mundo que nos rodea”. “Porque es pensar que podemos resolver nuestros problemas sin reconocer las fuerzas actualmente determinantes, sin coordinarnos con otros y sin valorar la experiencia y el conocimiento acumulado en otros países”.

Piñera ofreció terminar con la delincuencia Las críticas de Piñera al gobierno han sido infinitas. En Enade también tuvo palabras para él al señalar que “sería demasiado simple que problemas que se arrastran por años, incluso décadas, puedan resolverse en cuatro años, para qué decir en 20 días ( Piñera dijo al inicio de su gobierno que en 20 días habían hecho más que en 20 años de gobiernos de la Concertación).

Nadie puede pretender aquello”

Conocidos los resultados de la encuesta de Paz Ciudadana que mostró una leve caída de la víctimización por robo o intento de robo, pasando de 40,2% a 39,5% entre diciembre de 2013 y septiembre del 2017. Frente a esto, la Presidenta Michelle Bachelet sostuvo que “si destaco esta cifra no es solo para desmentir la errónea creencia que algunos repiten de que la delincuencia en Chile está desatada, lo cual no es cierto como vemos, es sobre todo para destacar que este trabajo es posible gracias a una agenda de seguridad pública que avanza sin estridencias ni eslóganes pasivos”.

Sebastián Piñera, cuyo eslogan de su gobierno fue “Delincuentes se les acabó la fiesta” respondió a la Mandataria con un “no sé en qué país vive la Presidenta”. Consultado sobre sus continuos ataques al Gobierno y en especial contra la Presidenta Bachelet, el candidato de Chile Vamos expresó que “estoy convencido de que tiene las mejores intenciones, quiere lo mejor para Chile y eso no lo pongo en duda, pero también tenemos que mirar los resultados”.

Bachelet; “Recibimos una economía desacelerándose” “Ningún gobierno puede sentirse conforme de un país que no crece, no crea trabajo, no mejora salarios ni pensiones, tenemos crisis en la salud y la delincuencia está creciendo”, argumentó. Bachelet dijo frente al empresariado: “Recibimos una economía que venía des-acelerándose desde la segunda mitad de 2013, tuvimos que enfrentar el impacto combinado del fin del superciclo de precios de los commodities y el estancamiento del comercio mundial. Pero vamos a entregar una economía en franca recuperación, con cuentas fiscales ordenadas y con la capacidad intacta para retomar mayores niveles de crecimiento”, afirmó.

Así, en plena campaña electoral, estamos asistiendo a una comparación entre el gobierno de Piñera y el actual. Las críticas continuarán. Sobre el tema el exministro Sergio Bitar puntualizó: “Piñera se comporta como Trump, que está obsesionado con Obama (ex presidente de EE.UU.) Gobierna para desarmar lo del anterior. Sería una tragedia para Chile que Piñera ganara y se dedicara a desarmar lo que ha hecho Michelle Bachelet y retroceder”.

“Ahora, la Presidenta está defendiendo lo que hizo y la historia va a revelar que fue en la dirección correcta de inclusión social, modernización, derechos ciudadanos, de crecimiento económico. Se olvidó Piñera que en su gobierno la crisis energética era máxima y hoy tenemos un cuadro energético gracias a lo que hizo el ministro (Máximo)Pacheco durante el gobierno de la Presidenta Bachelet completamente distinto” afirmó. “Quiere hacer desaparecer las otras candidaturas” También recordó lo acometido por la Comisión Nacional de Productividad que “ha hecho aportes importantes, los avances en infraestructura son bastante apreciables, mejores que en el gobierno anterior, hablar de vivienda o salud, los pasos en reforma educacional y gratuidad. Todo eso habla de un proceso de modernización de Chile que Piñera pretende desconocer”.

Entonces, advierte Bitar, “no es bueno para la gobernabilidad de Chile un hombre que está obsesionado con el legado de la Presidenta Bachelet. Pero dicho eso, él quiere, en la disputa con Bachelet, hacer desaparecer las candidaturas de la centro izquierda. Por eso sitúa en un terreno distinto lo que es la competencia real”. A su juicio “el problema de hoy de Chile no es si el legado es más importante o menos importante y concentrarse en eso, el problema de Chile es el proyecto nuevo que vamos a realizar y que espero que los candidatos de la centro izquierda sean capaces de converger y materializar para darle un rumbo nuevo al país”. Al ex ministro Francisco Vidal le parece “completamente natural que la Presidenta, frente al ataque desde el día uno de la derecha defienda los avances de su gobierno sobre todo cuando, desde los partidos de la Nueva Mayoría, no hay la misma fuerza para defender lo hecho”.

Hay que tomar la iniciativa y defenderse “Entonces, cuando nadie te defiende o muy pocos, más bien hay que tomar la iniciativa y defenderse uno mismo” precisó. Consultado sobre la actitud de Piñera de atacar a la presidenta y no a los otros candidatos presidenciales, Vidal manifestó que “lo que pasa es que el candidato que pase a la segunda vuelta su fortaleza será la continuidad mejorada del gobierno de Bachelet. Entonces, mientras él no tenga claro su rival en segunda vuelta ataca, en mi opinión, a la base de ese candidato que va a pasar a segunda vuelta que es el gobierno de Bachelet”. Ante las acusaciones de intervencionismo de la Presidenta en la campaña electoral, el académico, destacó “qué mejor minuto de la campaña para explicarle a la ciudadanía cuáles son las diferencias de unos y otros. Siempre la campaña es el mejor momento para educar cívicamente”.

Eugenio Guzmán, académico y cientista político comentó que la Presidenta “sabe que la única manera de recuperar popularidad la tiene en este momento. De hecho antes no tuvo ningún espacio político para reconstituir popularidad sino que todo iba hacia abajo y cuando entran los períodos preelectorales presidenciales es una buena oportunidad para recuperar terreno. Lo han hecho todos los presidentes y si nos fijamos la tendencia es que todos tienden a subir después de pasadas las elecciones municipales”.

En cuanto a las críticas del candidato Piñera señala que “es en ese contexto en el que yo vería las críticas de Piñera en términos de que es cuando se hacen de manera más sistemática. Una de las razones tiene que ver con el hecho que Piñera tiene que, de alguna manera diferenciarse, precisamente del gobierno de Bachelet, como una forma de aumentar la decisión política dado el descontento que existe con ese gobierno”.

“No gana con polemizar con los otros candidatos” Agrega: “si Piñera se dirigiera a los otros candidatos no es mucho lo que puede conseguir. Qué gana con polemizar con Guillier cuando es un candidato que un día está con Bachelet y otro no está. Un día es la continuidad y otro no lo es. Y en el caso de Carolina de Goic, que ha sido bastante más consistente en su apoyo a Bachelet, independiente de que tenga más divergencias, pero su apoyo ha sido más frecuente”. “Hoy día es una candidata que tampoco representa mucha popularidad y al contrario (Beatriz) Sánchez está afuera completamente. Ella no ataca directamente a Bachelet, en ese sentido ha sido muy cauta. Ella ataca todo lo que es la Nueva Mayoría y la Concertación” opina. Para Guzmán no queda a quien atacar en el escenario que él describe y queda “aquello que catalina el descontento, la impopularidad y el malestar que es el gobierno de Bachelet y ella misma. Esa es la mejor explicación de este tipo de cosas”.

Respecto al tema el académico de la UDP y cientista político Claudio Fuentes, cree que “el gobierno lo que está haciendo, o la tendencia, es defender su legado. Veo que esta idea de mover el cerco que ha venido planteando en una serie de temas sociales, económico, político ahora la percepción del gobierno es que hay que defenderlo y adicionalmente, no hay en los candidatos de centro izquierda, una defensa tampoco del gobierno”.

Por lo tanto, considera que “se encuentra con una situación muy extraña porque ni Guillier, ni Carolina Goic se identifican plenamente con lo que ha sido el trabajo de este gobierno. Por eso sale a la palestra ante ese vacío, por una parte de la centro izquierda y en segundo lugar porque quiere proyectar su legado”. Es la política de criticar al otro Respecto a la actitud del candidato Piñera que ataca a la Presidenta básicamente con descalificaciones y no fundamenta sus dichos sobre los resultados positivos de su gobierno como él dice. Según Fuentes, “la lógica del actual debate presidencial tiene mucho que ver con, precisamente tratar de justificar cierto tipo de política, de criticar al otro. Creo que se transformó, desde un debate que está mirando para el futuro, al final, en un debate de comparación de quien lo hizo mejor. Dado que tenemos a un ex Presidente que vuelve a una Presidenta que volvió también, hay una discusión centrada en quien lo hizo mejor”.

En cuanto a que se esté produciendo un intervencionismo electoral con el anuncio del envío de proyectos de ley, precisó que hay que distinguir lo que eso significa usualmente “es intentar a través de recursos humanos o fiscales el tratar de cambiar la opinión de la gente, acarrear gente directamente. El mandar proyectos de ley no está prohibido. El tener debates políticos y defender una obra tampoco. Y lo encuentro bastante legítimo, o sea, la política es sobre eso”. “No creo en esa especie de neutralidad total. En otros países, Estados Unidos por ejemplo, el candidato presidencial es apoyado por el Presidente en ejercicio, declara públicamente que quiere que sea tal o cual quien proyecte su gobierno y eso no es motivo de escándalo. Creo que en Chile tenemos una obsesión con pretender que el gobierno de turno va a ser apolítico y no es así porque son políticos y tienen el legítimo derecho de defender sus planteamientos y el votante elegirá entre las distintas opciones” planteó.

Leer nota en Cambio 21