Analistas proyectan escenario parlamentario 2018

Radio U. de Chile, Claudio Fuentes

Para noviembre de este año están programadas las elecciones presidenciales y parlamentarias, por esto, los distintos sectores políticos sacan sus cálculos de cómo será la nueva distribución de fuerzas al interior del Congreso, puesto que los distintos candidatos presidenciales necesitan de una mayoría o un número favorable que pueda sacar adelante sus programas.

El actual sistema electoral plantea obligaciones que podrían modificar algunas viejas costumbres de nuestro Congreso, por ejemplo, la ley de cuotas determina que cada uno de los partidos políticos debe presentar un 40% de candidaturas de mujeres. Según publicó El Mercurio durante el lunes, actualmente un tercio de las opciones inscritas son femeninas.

Respecto de esto, el cientista político de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes, señaló a Radio Universidad de Chile que si bien habrá un aumento de mujeres, no será tan considerable como la cantidad de candidaturas.

“Particularmente donde hay actores que van a la reelección generalmente son hombres y colocan a mujeres acompañándolo en la lista, pero no en posiciones de privilegio. Quizás aumente el número, pero no creo que llegue a un 40%. Hoy estamos en un 15%, quizás se alcance un 20%”, expresó.

La irrupción del Frente Amplio

Pero en cuanto a la distribución de fuerzas ya comienzan las proyecciones. Por ejemplo, el sociólogo y diputado independiente Pepe Auth, acostumbrado a este tipo de proyecciones, ya vaticinó un escenario para el próximo período. Según su análisis la Democracia Cristiana sufrirá un fuerte descenso, bajando de los 22 diputados que tiene actualmente a 17. Además, el representante asegura que la UDI podría convertirse en la bancada de diputados más grande con 39 representantes en la Cámara.

El cientista político del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, Alejandro Olivares, señaló a nuestro medio que el nuevo sistema electoral, sumado al voto voluntario, dificulta las proyecciones, pero que el hecho de que existan ocho candidatos presidenciales, permite presumir que habría una alta participación. Con estos antecedentes, proyecta que no habría cambios significativos:

“No debiese haber una gran alteración en el equilibrio de fuerzas, salvo que se viera incorporado un tercer actor, como es el Frente Amplio más partidos regionalistas. Chile Vamos debiese ser la mayoría, en torno a un 40% en la Cámara, mientras que las otras fuerzas serían Fuerza de Mayoría y luego la Democracia Cristiana”, indicó.

Olivares cree que el Frente Amplio alcanzaría unos seis diputados y al parecer, el aumento de la representación del conglomerado más joven en el nuevo Congreso, será una de las características de la composición de fuerzas para el próximo año.

El cientista político de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, coincide en que habrá un equilibro entre las distintas fuerzas políticas, pero tiene un poco más de esperanzas en los resultados que obtenga el bloque que hoy tiene de abanderada presidencial a Beatriz Sánchez:

“De acuerdo al nuevo sistema electoral se espera que haya un Congreso más variopinto en relación con el actual. Esto implica que aparezcan nuevas fuerzas políticas representadas en el Congreso, con especial énfasis en la representación que obtenga el Frente Amplio, los que obtendrían entre 7 y 10 parlamentarios”, dijo.

El escenario adverso de ganar Piñera

Pese al augurio de los analistas de que la UDI lideraría la cantidad de parlamentarios, hay consenso en que la balanza no se inclinará para un sector específico. Con esta posible conformación, los analistas creen que en caso de que el próximo presidente sea Sebastián Piñera, quien lidera las encuestas actualmente, tendría un escenario difícil para implementar sus reformas, puesto que la mayoría de Chile Vamos no sería avasalladora.

Mauricio Morales cree que hay que ver qué posición tomaría la Democracia Cristiana, es decir, si se suma una profunda oposición a Sebastián Piñera o si transará en algunos puntos. Característica habitual que se le atribuye a la bancada falangista, el rol de “partido bisagra”, debido a su posición más conservadora.

Según Alejandro Olivares, el discurso de Sebastián Piñera de implementar una “retroexcavadora” con las reformas del actual gobierno no le ayuda para conseguir apoyos en un hipotético nuevo mandato. En esta línea, el analista cree que en segunda vuelta el candidato de Chile Vamos moderará su discurso, considerante el escenario.

Leer nota en Radio U. de Chile