Acuerdo de Unión Civil llega a las cárceles

María José Azócar, La Tercera

Cuando termine 2016 se habrán realizado 10 mil uniones civiles en el país. Este contrato permite regular la vida en pareja, independiente de su sexo, como el caso de dos mujeres de la cárcel de San Joaquín.

El AUC entró en vigencia en octubre del año pasado y hasta ahora se han celebrado 6.218 contratos, que entre otros beneficios permite que en caso de fallecimiento el conviviente tenga la calidad de heredero. Según las cifras del Registro Civil, del total de acuerdos 4.653 corresponden a parejas heterosexuales y 1.565 a parejas del mismo sexo (ver infografía).

El AUC sigue en alza, otras 1.122 personas ya tiene horas reservadas y los contratos celebrados ya equivalen al 10% de los matrimonios civiles celebrados en 2015, que fueron 63.749.

Hasta hoy solo se han registrado 169 términos de AUC.

Luis Acevedo, director del Registro Civil e Identificación, quien asistirá a la ceremonia de Marixa y Priscilla, señala que al terminar este año los compromisos podrían  llegar a los 10 mil.

“Nuestras estimaciones han ido variando según han ido transcurriendo los meses, pero siempre hablamos de una afluencia promedio de 700 celebraciones por mes, por lo que estimamos que podríamos alcanzar las 10 mil celebraciones a finales de este 2016”,

Para Acevedo, el AUC ha sido un  paso fundamental para la sociedad. “Si tomamos como referencia que más de 2 millones de personas se encuentran conviviendo, con el AUC  entregamos la opción de que se reconozca legalmente esta unión, y con ello avanzamos en dignidad, en bienestar y en protección de todas nuestras familias”, explica.

Matrimonio igualitario

Marixa y Priscilla, dicen que hubiesen optado por el matrimonio igualitario si existiera. Pero esta modalidad todavía es objeto de debate en Chile.

Rolando Jiménez, dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), explica que el AUC ha sido fundamental para que se produzca un cambio cultural sobre el matrimonio igualitario. “En ningún país donde hay matrimonio igualitario se saltó la unión civil”, afirma.

Pese a que valoran el AUC, Jiménez explica que no quieren que  se estanque la discusión del matrimonio igualitario. Explica que existen siete proyectos sobre el mismo tema, por esta razón junto a un grupo de 30 parlamentarios de todas las bancadas están impulsando que se fundan en un solo proyecto y comience la discusión legislativa al interior de la Comisión de Familia de la Cámara de Diputados. Esto mientras llega al Congreso la iniciativa legislativa del gobierno que debería ingresar en 2017.

Sin embargo, hay quienes creen que ni el AUC ni el matrimonio  civil ni el igualitario son las soluciones que la sociedad requiere para regular las convivencias, ya que no necesariamente éstas pueden circunscribir en dos personas.

“El matrimonio es una institución constitutivamente injusta porque bajo la idea del amor romántico y de complemento ancló las tareas de cuidado de niños y adultos en las mujeres. Tareas de cuidado que no son valoradas como un trabajo y que perjudica particularmente a las mujeres más pobres”, señala María José Azócar, investigadora asociada al Instituto de Investigación en Ciencias Sociales de la U. Diego Portales.

Azócar, además, dice que en la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero (LGTB) no todas las personas aspiran a casarse. “Activistas LGBT en otras partes del mundo han luchado para que el Estado entregue beneficios estatales a las personas en su calidad de individuos, no por estar casadas. Han peleado para que los niños tengan más de un padre y una madre. Han visibilizado lo importante que son las tareas de cuidado de amigos en momentos de enfermedad”, explica.

Asimismo, agrega que  de a poco el derecho de familia en otros países se ha desanclado de la idea de que la vida se organiza sólo de a dos personas. “En Hawai y en Australia, por ejemplo, lo que define a una pareja conviviente es la cohabitación no la atracción sexual y en Cataluña se reconocen convivencias formadas por cuatro personas”, señala la investigadora.

Ver artículo aquí